El último 4×100 de Usain Bolt, una lesión inoportuna

El jamaicano, en su última carrera, se lesiona en la final del 4x100

Bolt al terminar la carrera saludando a la grada / Mundiales de Atletismo

Usain Bolt dice adiós a las pistas de atletismo con una lesión en sus últimos, en este caso, 4×100. El jamaicano abdica de un reinado que comenzó en 2008 y que deja bañado en oro. 11 oros mundiales, , 2 platas mundiales, un bronce mundial, 8 oros en JJOO y 3 récords vigentes confirman lo que todo el mundo ya sabía: se despide el mejor de todos los tiempos.

El astro jamaicano llegó a Londres con todas las metas cumplidas. Sin presiones y con una única expectativa: disfrutar. ¿Qué puede motivar a alguien que lo ha conseguido todo? Bolt le pasa con las medallas de oro lo que a los lobos con la luna llena. Una obsesión que se cierra con unas cifras estratosféricas y difíciles de igualar.

Usain Bolt tropieza en su último obstaculo

Su última carrera no podía tener un final amargo pero lo tuvo. No lo merecía. Ni él, ni los miles de seguidores que han estado pegados al televisor durante nueve años seguidos. Vibrando con cada zancada, con cada sonrisa y con cada vuelta de reconocimiento con la bandera de Jamaica colgada a su cuello. Londres fue testigo de la despedida del más grande.

Bolt, el trueno jamaicano, quería marcharse a lo grande. La final de 4×100 era su último pistoletazo de salida y no podía fallar. Su vuelta al planeta Tierra después de conseguir un bronce en la final de los 100 metros lisos no fue suficiente para despertar a la bestia.

Estados Unidos era la principal amenaza. Gatlin y Colleman lideraban a los estadounidenses pero a Usain Bolt parecía no preocuparle. Bromeaba en la salida a la pista y todo parecía normal. Sin embargo, en el momento que recibió el testigo, el jamaicano notó un pinchazo en su pierna izquierda. Fin a una carrera deportiva inigualable aunque con los 100 metros más largos de su vida.

Una carrera de nueve años

En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 confirmó que su leyenda sería eterna. Bolt logró un triplete de medallas de oro olímpicas consecutivas en las pruebas de 100, 200 y 4×100. Nadie fue capaz de plantarle cara y Usain pasó a la historia. Los demás atletas salían a la pista a por la plata ya que el oro tenía nombre jamaicano y una sonrisa que brillaba en el mundo entero.

Una carrera de nueve años con tres tropiezos. Una salida nula en los 100 metros en Daegu, un bronce y una lesión en Londres 2017. Nueve años en los cuales muchos mortales han intentado igualar a Bolt. Gatlin, Powell, Gay, De Grasse o Blake entre otros han sufrido la velocidad de un gigante de 195 cm. Se marcha un atleta capaz de divertirse y escapar de la presión con sus bailes y sus gestos dentro de la pista.  Se retira un atleta eterno, una leyenda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here