El Sevilla asienta su buen juego

A pesar de caer derrotados en Barcelona, los andaluces dejaron buenas sensaciones y presentaron su candidatura a pelear por el título liguero

Banega, Sarabia y Roque Mesa celebran uno de los goles / Sevilla FC

Ser el primer clasificado de LaLiga Santander no es nada fácil, y menos si te juegas el liderato ante el FC Barcelona. Pues bien, el pasado sábado, el Sevilla FC dio la cara en el Camp Nou. A pesar de caer derrotados, los de Nervión sacaron a relucir una de las peores versiones del Barça. Eso sí, el conjunto azulgrana no perdonó de cara a portería.

Precisamente, lo que le faltó al equipo andaluz fue puntería, ya que desperdició numerosas ocasiones. En cualquier caso, futbolistas como Ben Yedder o Vázquez no tuvieron el día, un hecho que perjudicó a los visitantes. Igualmente, el cuadro hispalense no se rindió y presentó su candidatura a pelear por el campeonato liguero.

Ter Stegen fue un muro

Como ya se ha dicho, a la escuadra de Machín le faltó acierto. Siendo honestos, el portero alemán del FC Barcelona fue el culpable de la derrota sevillista. Evidentemente, los jugadores podrían haber definido mejor; sin embargo, Ter Stegen se hizo gigante. El guardameta suplente de la selección alemana realizó dos tremendas dobles intervenciones, con especial mención a la segunda.

En la primera de ellas, Ter Stegen salvó un gran cabezazo de André Silva y, posteriormente, despejó un disparo de Vázquez, que golpeó desde dentro del área pequeña. La segunda doble intervención fue, si cabe, mejor que la primera; tras sacarle una tremenda mano a Sarabia, el arquero alemán se levantó rápidamente y evitó el gol a puerta vacía de Ben Yedder.

Lo de Ter Stegen fue una auténtica locura, todo el Camp Nou acabó en pie. Obviamente, Machín hizo hincapié en la fantástica actuación del internacional con Alemania, que salvó a los suyos. Al final, los goles nervionenses llegaron por insistencia. El primero de ellos, con un poco de fortuna, lo anotó el ya nombrado Sarabia. Por su parte, Muriel marcó el segundo.

Luis Fernando Muriel, ante el FC Barcelona
Muriel disputa un balón / Sevilla FC

El Sevilla no tuvo su día

Cuando las cosas no salen, poco se puede hacer. El conjunto hispalense, que tuvo un mal inicio de partido, remó a contracorriente desde el principio. Frente a esta adversidad, las imprecisiones no tardaron en aparecer, lo que provocó un cúmulo insalvable de despropósitos.

Así, futbolistas como Vázquez o Banega, los reyes del centro del campo sevillista, tomaron malas decisiones; de hecho, ‘El Mudo‘ acabó siendo sustituido. Además, la delantera no estuvo nada fina, ya que André Silva y Ben Yedder perdonaron más de la cuenta, con permiso de Ter Stegen. Después de la lesión de Messi, todo fue otra historia, pero ya era un poco tarde.

Por salvar a algún jugador, Jesús Navas volvió a ser el mejor del equipo andaluz. A sus 32 años, el de Los Palacios machacó el carril derecho, pero sin fortuna. En adición, Sarabia también estuvo muy activo, aunque un tanto impreciso. Cabe destacar una realidad: los de Nervión no se rindieron y lucharon hasta el final.

Navas del Sevilla FC ante el FC Barcelona
Jesús Navas lucha una pelota con Alba / Sevilla FC

Mucho esfuerzo y sacrificio

La derrota en Barcelona no dejó un buen sabor de boca entre los jugadores del cuadro hispalense. No obstante, poco se les puede achacar, pues se dejaron la piel en el terreno de juego. A pesar de ir por detrás en el marcador, los de Machín no dejaron de esforzarse y de trabajar, lo que generó muchas dudas al Barça.

Al final, el conjunto azulgrana sufrió más de lo esperado. En definitiva, las imprecisiones y la mala fortuna condenaron al Sevilla FC. Para beneficio de la afición sevillista, los andaluces dejaron buenas sensaciones y presentaron su candidatura al título liguero. El buen juego nervionense ya se ha asentado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here