Saber sufrir le da tres puntos al Villarreal

Análisis del partido entre celtiñas y amarillos, que ha acabado con victoria visitante

Los jugadores de Celta y Villarreal pugnan por la bola / Foto: La Liga

La jornada 16 deparaba un interesante Celta – Villarreal. El Celta venía de perder la jornada pasada en Mestalla, y necesitaba ganar para no perder de vista las plazas europeas. Por su parte el Villarreal llegaba a la cita tras perder con el Barça la jornada pasada, y tenía que ganar para recuperar la sexta plaza que esta mañana le había quitado el Girona.

Sergio Asenjo, otra vez decisivo

El Celta salió en tromba durante la primera media hora. Los ataques gallegos se sucedieron sin parar y el Villarreal parecía incapaz de hacer nada para evitarlos, es ahí cuando apareció su cancerbero, Sergio Asenjo.

En el minuto 16 llegó su ocasión de mayor relevancia durante la primera parte, Jozabed tuvo dos remates a bocajarro que el meta del submarino amarillo supo atajar sin problemas. Más tarde en el 40, paró con la cara un disparo de Maxi Gómez que hubiera supuesto el empate del Celta.

La segunda parte fue plácida para el portero amarillo, no tuvo que intervenir en exceso y completó un gran partido, que le sirve para coger minutos tras su grave lesión. Su mejor parada fue en el 73, cuando Emre Mor se adentró en el área y remató a escasos metros del portero, Asenjo la sacó con los pies y posteriormente el palo se encargó de evitar el empate.

Sin duda y como ya hemos dicho, el portero del Villarreal fue clave en la victoria de su equipo.

Sergio Asenjo despeja un balón. /La Liga

Jaume Costa y Mario Gaspar, alternativas ante el atasco del medio campo

Con un centro del campo menos creativo de lo habitual, se necesitaba de alternativas para poder crear peligro sobre la meta celtiña.

Es cuando aparecieron tanto Jaume Costa, como Mario Gaspar. Ambos laterales, con mucho recorrido, fueron capaces de desbordar por sus respectivas bandas, además de contar los dos con sendas ocasiones de peligro.

Para más inri, y pese a no tener ellos participación en la jugada, el gol de Fornals llegó tras un centro de Bacca desde la banda. Da muestra del atasco del medio del campo, muy poblado por ambos equipos pero de dominio local, y que la banda siempre es un buen recurso para sorprender al rival.

Posteriormente en la segunda parte, y con todo el equipo atrás supieron contener bien las acometidas del Celta por banda. Tan solo Emre Mor fue capaz de poner en apuros al cuadro amarillo.

Fornals celebra su gol./La Liga

Roberto Soriano, comodín para todo

El centro campista italiano fue de los jugadores más destacados de la temporada pasada bajo las órdenes de Escribá. Esta temporada con la llegada de Fornals y el buen rendimiento de Rodri y Castillejo estaba teniendo menos protagonismo, sin embargo no ha bajado los brazos y ha seguido trabajando.

Calleja debido a las distintas necesidades que ha tenido el equipo lo ha ido amoldando a su gusto. En primer lugar, lo ha utilizado como interior ya sea por izquierda o derecha, y aunque parecía que el italiano no tenía madera para aguantar las subidas y bajadas que exige esa posición, se ha sabido adaptar y se ha puesto el “mono de trabajo”, dando no solo un buen resultado sino que también hemos visto una faceta algo menos conocida de él, la defensiva.

Hoy en Balaídos y por la baja de Bakambu, ha jugado de segundo punta junto a Bacca. Es cierto que su hábitat natural es la media punta, pero no es lo mismo jugar por detrás de un punta al cual surtes de balones sin “pegarte” en exceso con la defensa, a tener que jugar en punta: presionando la salida de balón, tirando desmarques para abrir huecos, jugando de espaldas para asociarte con tus compañeros cuando estás acostumbrado a jugar de cara…

En definitiva, el italiano se ha adaptado a la posición, y pese a la novedad, ha realizado un buen partido. De hecho, si se ve la repetición del gol de Fornals, se puede ver como gracias a su desmarque hacia el segundo palo, genera un aclarado que aprovecha Fornals para rematar completamente solo.

Roberto Soriano presiona la salida de balón de Daniel Wass./La Liga

Mucha posesión y pocos resultados para el Celta

Cuando Unzué fichó por el Celta este verano, todos nos podíamos hacer una idea de lo que iba a transmitir a sus jugadores. El sello de Camp Barça iba en su ADN, y así lo ha aplicado.

El Celta desarrolla un fútbol muy combinativo y vistoso, en el cual predominan las posesiones largas, y las conducciones mínimas. Pero el caso es que no está teniendo muy buen resultado esta filosofía en Balaídos. No es que juegue mal el Celta, pero si es cierto que no hace eficaz su superioridad.

El partido de hoy ha sido muestra de ello, en ambas mitades ha tenido la posesión pero tan solo en la primera media hora del partido ha dado la sensación de poder crear peligro. El resto del partido ha estado marcado por posesiones estériles, que han hecho más fácil la tarea defensiva del Villarreal.

Unzué ordena durante el partido de hoy/La Liga

Emre Mor, el elemento diferenciador del Celta

Otro de los que llegó este verano fue el prometedor futbolista otomano. Sin demasiada suerte en su paso por Dortmund, llegaba a Balaídos en busca de los minutos que no había tenido en Alemania, sin embargo se encontró con más de lo mismo.

Lo cierto es que el delantero otomano es un jugador escurridizo, con desborde y sobre todo, llegada. No se explican aún en Balaídos como puede ser que Unzué no le dé más protagonismo, lo cierto es que es más habitual verle salir desde el banquillo que en el once titular.

Hoy ha sido un día cualquiera en la oficina para Mor, salió en el descanso y ha sido el revulsivo del partido. Cada vez que ha tocado el balón se generaba peligro, ya fuese llegando por banda o cada vez que pisaba el área. Es más, hasta en dos ocasiones se ha reclamado penalti en ocasiones suyas dentro del área, y Asenjo ha desbaratado su mejor ocasión.

Emre Mor disputa un balón con la defensa del Villarreal./La Liga

Aprender a sufrir le da la victoria al Villarreal

Si por algo se ha caracterizado siempre el Villarreal, ha sido por su fútbol vistoso, por llevar la iniciativa en los partidos y por dominar siempre las estadísticas de posesión. Hoy sin embargo no ha sido así.

Desde el comienzo del partido, el cuadro castellonense ha dejado la posesión al Celta y ha decidido esperar atrás. Con Bacca y Soriano sacrificados en la tarea defensiva, han sabido parar la salida de balón desde atrás del equipo vigués, hasta que se les ha acabado la gasolina a ambos. El dominio del centro del campo, pese a estar poblado por los habituales:Castillejo, Rodri, Trigueros y Fornals. Ha sido para el Celta, sin embargo han sabido adaptarse a la labor defensiva, y con su esfuerzo han impedido que el cuadro celeste tuviese profundidad.

La segunda parte ha sido más de lo mismo, el Villarreal tan solo en ocasiones contadas ha sido capaz de salir de su propio campo, y ha sufrido las acometidas celtiñas una y otra vez. Pero una gran actuación de su defensa y sobre todo, de un gran Asenjo, han provocado que los tres puntos vuelen a Villarreal.

Por último, el acierto en la ocasión de gol generada por Bacca ha supuesto la victoria para el cuadro visitante.

Trigueros participando en una ocasión de gol del Villarreal./La Liga

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here