Rodri se asienta en el once de Simeone

EL joven centrocampista ha hecho olvidar, sobre el campo, la alargada sombra de Gabi

Rodri controla un balón ante la presión de Asensio / clubatléticodemadrid.com

El centrocampista de tan solo 21 años llegó este verano al Atlético de Madrid y ya es una pieza consolidada. Rodri no solo es una de las joyas del fútbol europeo, sino que además lo demuestra en cada partido. Ya es titular en el Atleti, y fue clave en la conquista de la Supercopa de Europa. 

Llegada y adaptación

Rodri llegó este verano procedente del Villarreal, a cambio de 25 millones de euros. De esta manera, el madrileño volvía a casa cinco años después. En la temporada 2013-2014 pasó del juvenil atlético al del equipo castellonenese, y allí se hizo futbolista.

Su llegada al Atleti se antojaba necesaria tras la marcha de Gabi, y anteriormente Augusto y Tiago. El mediocentro defensivo del Atleti necesitaba otro inquilino, y parece que Thomas no era suficiente para Simeone. Durante la pretemporada atlética, y con más de media plantilla en el Mundial o de vacaciones tras el torneo, Rodri tuvo muchos minutos. Brilló por cuenta propia, y demostró el tipo de futbolista que es: mediocentro defensivo con una salida de balón increíble, cabeza levantada en la conducción, que se sabe colocar bien sobre el terreno de juego. Con gran rigor táctico, busca siempre el pase fácil y no complicar al compañero… Como ya más de uno le ha catalogado, el heredero de Sergio Busquets.

Rodri fue titular en la Supercopa de Europa, formando en el medio junto a Koke y Saúl, con Lemar por delante. El resultado fue un Atleti capaz de disputar el balón al Madrid y que no buscaba el juego directo constantemente, sino que era capaz de disfrutar con el balón en los pies. En definitiva, la presencia del joven de 21 años enriquecía el fútbol del Atlético de Madrid. Para disfrute rojiblanco el resultado no pudo ser mejor, 2-4 para los colchoneros que por fin vencían en Europa al eterno rival.

Fijo en el once y el peso del ’14’

Sin embargo conforme dio comienzo el campeonato doméstico, Rodri se vio relegado al banquillo. En el inicio, en Mestalla, ni un solo minuto. En el segundo ante el Rayo noventa minutos, en el tercero nada. Simeone le alternaba en el once inicial, solo sabiendo él lo que buscaba, porque estaba claro una cosa: cuando juega el 14 el Atleti juega mejor.

La Champions también jugó a favor de Rodri, una clase magistral en Mónaco le valió para ser titular en las cuarta y quinta jornada. A partir de ahí, el joven de 21 años ya se ha asentado en el once, alternando minutos con Thomas, principal damnificado de la buena adaptación del ex del Villarreal.

Como ya he comentado, Rodri llega para sustituir a Gabi, casi nada. Y para añadir algo más de presión, le toca vestir el número 14. Ese dorsal se ha vuelto clave en los últimos años en el Atleti: primero Simeone, y posteriormente Gabi “El Gran Capitán”, han sido dos de los 14 más destacados del Atleti. Así que el chaval tenía un marrón curioso. Pero lejos de amilanarse, Rodri se adaptó a la perfección. Llevaba dos días y parecía que llevaba toda la vida jugando con sus compañeros: la pedía, se mostraba, ordenaba. ¡Y con solo 21 años!

Rodri presiona a William Carvalho / laliga.es

El techo de Rodri está aún lejos de conocerse y como fruto de su gran trabajo, Luis Enrique le ha llamado para jugar con la Selección Absoluta de España. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here