El Real Madrid no verá ningún título según una estadística

Cuando el conjunto blanco ha vendido un jugador al Bayern de Munich no ha ganado ningún título la temporada siguiente. Robben y Xabi Alonso son los ejemplos. Con James toca vencer está maldición

Robben, Xabi Alonso y James son los jugadores traspasados del Madrid al Bayern | Montaje CD

El Real Madrid ya está en Estados Unidos para preparar una pretemporada dura. Primero afrontaran la Interational Champions Cup de verano, después las dos Supercopas. Con la venta de James al Bayern, Zidane se ha quitado un peso de encima. Aunque eso significa no ganar ningún título al año siguiente.

Robben puso la primera piedra

El holandés fue fichado por el Real Madrid el verano de 2007 con Ramón Calderón en la presidencia. Será siempre recordado por las continuas lesiones que sufrió en el equipo blanco, que le dieron el apodo de ‘hombre de cristal’. Dos años después, en el verano de 2009 fue vendido al Bayern de Múnich por 25 millones de euros. El Real Madrid comenzada una nueva etapa con Florentino a la cabeza.

La siguiente temporada del Real Madrid fue nefasta. En Copa del Rey cayó estrepitosamente en dieciseisavos ante el Alcorcón. Un partido que se recuerda por ese 4-0 en Santo Domingo y la supuesta pelea entre Guti y el entonces técnico, Pellegrini. No fueron capaces de dar la vuelta en el Bernabéu.

En las dos grandes competiciones las cosas no fueron mejores. Los fantasmas de octavos de final volvieron a aparecer ante el Lyon. Los madridistas caían por sexta vez consecutiva en esa fase. Una eliminación que rompía el sueño de ver soñar con levantar la ‘Décima’ en en su propio estadio (en 2010 se jugó la final en el Santiago Bernabéu).

Tocaba centrarse en la Liga, donde el Madrid llegó vivo a la última jornada. Los blancos tenían que ganar en La Rosaleda y esperar a lo que hiciera el Barcelona. Los blancos pincharon ante el Málaga, que consiguió la salvación, mientras que los culés sí hicieron sus deberes. Adiós a la Liga y otro año más a cero.

Xabi Alonso quitó lo que antes le dio

Campeón de Europa con el Real Madrid y casi a punto de terminar la pretemporada, Xabi Alonso dijo adiós. Con la llegada de Toni Kroos, el tolosarra era vendido al Bayern ‘in extremis’ el último día de mercado del verano de 2014. Cuatro años después de llegar en 2010, se despedía un ídolo del Madrid. Siempre titular indiscutible y con una despliegue en el campo digno de admirar.

El Madrid tocó la Supercopa de Europa y el Mundialito de Clubes. Una vez entrados en 2015, el equipo fue de más a menos. En Copa del Rey, el Atlético de Madrid le endosaba un 0-2 en el Calderón en la ida. En la vuelta, un doblete de Fernando Torres cerraba el 2-2 y apelaba al Madrid de la competición. La mítica frase de Ancelotti tras la eliminación es ya historia: ”Ahora, tenemos tres semanas para preparar bien la Champions. Esto es bueno para el equipo”.

En referencia a la competición europea, el Real Madrid vengó la eliminación copera en cuartos ante el Atleti gracias a Chicharito. Pero en semifinales, Álvaro Morata, jugador en ese momento de la Juventus, cerraba la ida con un 2-1 en el marcador. En el Bernabéu, cuando su equipo más lo necesitaba, ponía el empate (1-1) y llevaba a los de Turín a la final. La ley del ex se hacia realidad. La tercera pesadilla se confirmaba en la Liga. Aquella jornada 22 en el Calderón, en el que el equipo cayó por un estrepitoso 4-0. Aún verlo duele. Los de Ancelotti quedó a dos puntos del Barcelona de Luis Enrique, que acabó levantando el triplete.

El Real Madrid quiere ayuntar este viejo fantasma

Con el doblete histórico de la temporada pasada, el Madrid afronta el reto más difícil: mantener el nivel. Los fichajes de Theo y Ceballos y la repesca de Marcos Llorente y Vallejo hacen que la plantilla esté casi cerrada. A falta de Mbappé que sigue desojando la margarita. Jugadores no faltan, solo queda rendir en el campo.

La temporada anterior consiguió ser el primer equipo en ganar dos Champions consecutivas. Este año los blancos buscarán romper esta maldición alemana, que ha aparecido tres años después otra vez en el Bernabéu. Los madridistas saben nadar a contracorriente y ya lo dice el dicho: a la tercera va la vencida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here