Pablo Machín: Pura filosofía y trabajo

La llegada del técnico soriano ha proporcionado un cambio de aires y una gran variedad de soluciones tácticas con las que tener a su plantilla enchufada y a pleno rendimiento

Pablo Machín en un partido del Sevilla / Sevilla FC

Hace unos días comentamos la metamorfosis que había sufrido el Sevilla en estas últimas semanas. La imagen del conjunto hispalense en los últimos partidos invitan a ser optimistas. El principal responsable de ello, es el entrenador: Pablo Machín. El técnico soriano, que llegó procedente del Girona, ha conseguido instaurar un método de juego y una dinámica en el equipo a través de la cual ha conseguido que todo el mundo esté enchufado.

La apuesta de Machín por dos delanteros: André Silva y Ben Yedder

André Silva y Ben Yedder / Sevilla FC

Una de las bazas que ha jugado Machín es aprovechar todo su arsenal ofensivo. El número de goles y de ocasiones creadas por el equipo del Sánchez Pizjuán ha sido descomunal. El fichaje del portugués, André Silva, ha sido esencial, siete goles en Liga esta temporada. En un principio él con el apoyo del ‘Mudo’ Vázquez era la única referencia arriba del Sevilla.

Todo se debía a que Ben Yedder no ofrecía lo que el técnico soriano le pedía. No dudaba de sus cualidades como delantero, pero le pedía algo más de presión, de capacidad asociativa y de sacrificio. El delantero tunecino ha respondido y ha aprovechado la oportunidad que le ha dado su técnico. Siete goles también en lo que llevamos de temporada. Ambos han superado la cifra goleadora de Araújo y Arza en 1954.

Sin embargo, lo más importante ha sido la actitud. Machín da fe del cambio. “Valoro el esfuerzo, que hagan lo que se les demanda y Ben Yedder entendió que tiene que trabajar como todos”. Hay quien insinuaba que había un duelo entre ambos, lo cierto es que el entrenador le abrió la puerta de salida, pero eso ya es pasado.

El 3-5-2: Los navíos al ataque

Alineación Sevilla / LaLiga

Además de los dos artilleros que ha colocado arriba Machín, el factor fundamental que explica la capacidad ofensiva del equipo es el nuevo esquema. Tres defensas, cinco mediocentros y los ya mencionados dos delanteros. El ‘Mudo’ Vázquez actuando como enganche y enlace entre el mediocampo y la delantera hace que el argentino tenga libertad de movimientos y cierta polivalencia. Es uno de los volantes y de los comodines de Machín dada su capacidad como goleador y de hilo  conductor del equipo.

Por otro lado, los dos extremos. Ya hemos mencionado en varios artículos la capacidad de peligro y de desequilibrio de Jesús Navas y de Pablo Sarabia. Especialmente importante es el papel que desempeña el jugador madrileño. En un centro del campo tan poblado, Sarabia es el ejecutor del último pase. Ha dado ya un gran número de asistencias, varias de ellas por el centro. Es otra de sus virtudes, la libertad de movimientos y la facilidad para dar ese pase entre líneas que deja solo al delantero.

Por otro lado, Banega sigue conservando la función de llevar la batuta en el medio campo. Aparte de llevar el timón y de templar el juego, es un jugador que sabe desenvolverse bien llegando en segunda línea, en alguna ocasión ha conseguido marcar de esta manera. En fin, un bloque sólido, conductor y ejecutor que constituyen la piedra angular de este Sevilla líder de la Liga.

Carriço y Vaçlik, la fortaleza del castillo sevillista

El esquema del Sevilla, compuesto por únicamente tres defensas, obliga a la vía defensiva a emplearse con mucha precisión y organización. Sergi Gómez, Kjaer y Carriço lo están consiguiendo. Si bien es cierto, cuentan con la ayuda de los carrileros, ellos tres se han convertido en un muro infranqueable para el ataque contrario.

Carriço ante el Eibar / Sevilla FC

Cabe destacar el cambio radical y la importancia que ha cobrado el central francés en el once titular. Gozaba de muy pocos minutos, pero la lesión de Mercado y el papel gris de Gnagnon le abrieron la puerta a la titularidad y eso se ha traducido en: diez victorias en diez partidos. Desde que es titular, el Sevilla ha ganado todos los partidos. La última vez que fue titular indiscutible ocurrió en la época de Unai Emery. Una segunda oportunidad de volver a ser el central líder del Sevilla.

Nos queda por mencionar la portería. Vaçlik está a un nivel sobresaliente. El portero está sacando adelante a su equipo en varios partidos también. Si los tres centrales se despistan en algún momento, ahí está el meta checo para salvar los muebles. Cuando tiene el día enchufado, sus intervenciones las contamos con las dos manos.

Si el muro está bien defendido y el ataque es efectivo, solo puede dar un resultado: un equipo ganador. Esa es la obra de un entrenador soriano que está ante el primer gran reto de su carrera y de momento tiene a su equipo líder. Es obra fruto del trabajo, de la inteligencia y de tener las ideas claras. Es obra de Pablo Machín.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here