Las ocho balas para la salvación del Hamburgo

El club ha destituido a Bernd Hollerbach y será sustituido por Christian Titz

Jugadores del Hamburgo tras perder recientemente contra el Werder Bremen / www.hsv.du

Ocho balas, ocho partidos es lo que tiene el Hamburgo para evitar el descenso a la 2º División. Si se producen los peores pronósticos, dejará de ser el único equipo que sigue en la élite alemana desde la creación de la Bundesliga en 1963. El famoso reloj del Volksparkstadion dejará de contar el tiempo que, actualmente, lleva contado: 54 años, 279 días y las horas y minutos correspondientes. El técnico Bernd Hollerbach ha sido destituido como técnico y el encargada de salvar al equipo será Christian Titz. ¿Será el fin del “dinosaurio” de Alemania?

Los inicios del “dinosaurio” de la Bundesliga

Desde la unificación de las Oberligas en 1963, el Hamburgo es el único equipo que en estas 54 ediciones no se ha bajado del barco de la élite alemana. El club ha pasado por diferentes etapas. A partir de la creación de la Bundesliga, el equipo alemán ha ganado tres ligas, siendo los años 80 la mejor década del club en cuanto a títulos, con una Champions incluida. A parte, ha conquistado tres copas de Alemania (también en los 80), y cinco subcampeonatos de liga. Pero todo lo bueno llega a su fin. El Hamburgo no ha podido recuperar sus años dorados y desde los años 90 hasta hoy ha estado en decadencia.

A principios de los 90, el club entró en problemas financieros. La venta del jugador Thomas Doll a la Lazio por una cantidad estratosférica de 16 millones de marcos alemanes aseguró la recuperación económica del club. Pero esto provocaría una bajada de calidad en la plantilla. En cuanto resultados, el quinto puesto en la temporada 1990-91 fue lo único positivo. El resto fue en caída continua hacia mitad de tabla y rozando el “farolillo rojo”.

Un nuevo siglo de altibajos

La entrada del siglo XXI dio un respiro al club en lo referente a lo deportivo. En la 2000-2001 disputó la UEFA Champions League donde empató 4-4 contra la Juventus en casa y una victoria 3-1 en “delle Alpi”. Tres años después, lograron su primer título tras 16 años de sequía. Logró alzarse con la DFB-Ligapokal ante el Borussia Dortmund por un resultado de 4-2.

A partir de estos buenos años, el club experimentó la mayor decadencia del club en 98 años. En los últimos 10 años, el club ha peleado por no descender a la Segunda División alemana. Hubo momentos en el que los Rothosen supieron salir del descenso con tranquilidad. Otros, como en 2015, estuvieron a un gol de descender. Aquel año, el club acabó 16º y tuvo que disputar el playoff de descenso con el tercer clasificado de la 2. Bundesliga que fue el Karlsruhe. En la ida quedaron empate a cero, y en la vuelta logró remontar un gol inicial con un libre directo de Marcelo Díaz (ex-jugador del Celta) en el 78. Ya en la prórroga, un gol de Müller en el 115 certificó la permanencia.

Ocho jornadas para la salvación

Actualmente, en la temporada 2017/18, el Hamburgo está al borde de descender por primera vez de la Bundesliga. Sólo le quedan ocho jornadas de liga para restablecer la situación y salir de la zona baja. Se encuentra en la penúltima posición, en la primera plaza de descenso directo. Está a siete puntos de la salvación y de la plaza de playoff de 1. Bundesliga (para salvarse o ascender). No obstante, los rivales que tiene encima no son fáciles. Encima suya, con 25 puntos y ocupando la casilla del playoff, se encuentra el Mainz 05. Empatado a puntos, pero con mejor diferencia de goles, está el Wolfsburgo. Ya lejos del descenso con nueve de diferencia está el Werder Bremen. Estos equipos, junto al Colonia (que lo tiene más difícil), tratarán de luchar por no bajar a la segunda categoría del fútbol alemán.

Podemos estar ante el final de una larga era en la élite del fútbol germano. Si el Hamburgo logra salvarse a final de temporada, el año que viene no sólo cumpliría 100 años de historia, sino que también celebraría su 55º edición en la 1º División. Un icono del fútbol contemporáneo y de la historia del fútbol europea está en peligro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here