El mago es LeBron, tercer triple-doble seguido y victoria sobre Wizards

Los Cavaliers ganan a domicilio a los Wizards (99-106) con otra exhibición de LeBron (20+12+15) y suman 18 victorias en los últimos 19 partidos para ponerse a una y media de Boston. Calderon otra vez titular (7+4)

LeBron lanza a canasta ante los Wizards | Foto: nba.com/cavs

LeBron está desatado. Al margen de su mensajito para Trump del primer tiempo jugando con una zapatilla blanca y otra negra, el jugador de los Cavs está de dulce. Ante los Wizards volvió a ser el jugador resolutivo, determinante. No tanto en la anotación, sólo 20 puntos con un discreto 8/23 en tiros, como en los demás factores del juego. Especialmente en las  asistencias, quince pases de canasta no están al alcance de cualquiera en una liga de manos súper rápidas y donde anidan los mejores defensores del planeta basket. Alguna de ellas es para recomendarles que vayan a buscar el resumen de las mejores jugadas ¡Desde su propio campo! Sí, efectivamente, es una bestia (con el balón).

No hace tanto los Cavaliers necesitaban que LeBron anotara a mansalva para ganar los partidos, ahora no. Ante los Wizards, queda dicho sólo veinte puntos, el máximo anotador fue Love, letal desde el arco (5/8) para sumar 25 puntos. Esta vez sin Wade el banco aportó desde las manos de Green (15 puntos) y el siempre eficaz Korver (11). Detalles, como la vuelta de Thompson a la pintura, que hacen de estos Cavaliers un equipo aún más temible. Sobre todo si el teórico tercer base sigue jugando a un nivel alto: Calderón volvió a ser titular, dirigió con criterio, anotó cuando se le requirió y volvió a mostrar ante Wizards el acierto de haberlo fichado.

Los Wizards, sin acierto al final

Unos Wizards que siguen con sus problemas de siempre. El banco, pese a los 19 puntos de Scott su aportación es más bien pobre. Dominaron el rebote (51-42) y pese a tener más opciones de anotar que su rival se vieron superados por su impericia en el tiro (42% de dos, 56% en libres). Ante un monstruo y un equipo aspirante al anillo son ventajas que los Wizards no pueden conceder. Como siempre, Wall y Beal tiraron del carro. El base completó un doble-doble (15 puntos y 10 rebotes más 6 asistencias) y el escolta anotó 27 puntos pero con un 10/27 en tiros.

Aunque lastrados por su falta de puntería los Wizards se sostuvieron en el partido prácticamente hasta el final. Arrancaron con opciones de sorpresa el cuarto definitivo, 83-83 pero les faltó fuelle, por ejemplo, Beal (43 minutos en pista) anotó su última canasta a más de nueve para bocina, Wall no anotó en ese cuarto y perdió tres balones… El desgaste de las estrellas y LeBron pasaron factura en Washington.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here