Marcos Llorente, la perla que por fin deslumbra

El canterano del Real Madrid ha salido de la sombra con Solari y se ha hecho dueño de la posición de mediocentro defensivo con la baja de Casemiro cuajando actuaciones muy destacadas

Marcos Llorente ante la Roma / UEFA.com

En apenas una semana la situación ha dado un giro de 180 grados para Marcos Llorente. Desde que regresó al Real Madrid en el verano de 2017 siempre ha estado condenado al banquillo. Únicamente se le pudo ver de manera puntual en ciertos partidos, sobre todo en Copa del Rey donde el equipo fracasó estrepitosamente. El equipo B fue señalado de aquella eliminación y eso pasó factura a jugadores como el canterano que vio como sobraban dedos de una mano a la hora de contar los partidos que jugó.

Esta temporada comenzó de manera similar. Marcos Llorente era un fijo en la grada y en ocasiones en el banquillo. Todo hacía presagiar que la trayectoria iba ser la misma por segunda temporada consecutiva, pero no ha sido así. El madrileño ya no es simplemente un jugador que completa la plantilla sino que es una pieza clave en el esquema blanco.

Comienzo de temporada deprimente

Llorente tuvo ofertas para irse del Real Madrid este verano. Sin embargo, Lopetegui le convenció para que no hiciera las maletas. Le prometió que contaría con él y que sería fundamental en el equipo, pero no fue así. Craso error el que he cometido debió pensar por entonces. El jugador no iba convocado prácticamente a ningún partido. Si surgía algún problema en el medio campo con Casemiro, colocar a Kroos en su lugar era la opción primordial.

Otra solución era la de situar a Ceballos en esa posición. Tanto el alemán como el sevillano son constructores de juego, en el caso del primero, se une que es un jugador que le gusta echarse hacia adelante, recorrer metros hasta el área y buscar ese punto de creación con el que romper entre líneas. Una tercera solución era colocar a Fede Valverde o bien retocar el esquema juntando a Lucas, Isco o Asensio en el medio y dejar a Bale y a Benzema arriba. Cualquiera, menos elegir a Marcos Llorente.

La lesión de Casemiro clave para la emersión

El 11 de noviembre cambió todo. Llorente ya fue titular ante el Melilla en el debut de Solari en el banquillo. Sin embargo, no jugó ningún minuto en los siguientes cuatro partidos. En el partido de Liga ante el Celta, el Real Madrid salió adelante en medio de una plaga de lesiones. Una de las víctimas fue Casemiro y esto dejó vacante la posición de mediocentro defensivo.

Ante el Eibar, Solari apostó por colocar a Ceballos y el resultado fue nefasto. Tres días después saltó al campo uno de los desaparecidos del equipo, incluso Vinicius ha gozado de más minutos. Marcos Llorente tenía un gran reto por delante, conseguir dar equilibrio al juego del equipo para facilitar la labor creativa de Kroos y de Modric y no en un partido cualquiera, en Champions League ante la Roma jugándose la primera plaza de grupo.

La actuación del madrileño fue inmaculada, prácticamente perfecta. Llorente demostró mucha personalidad, solidez y autoridad. La prueba la superó y realizó otro examen brillante en la última jornada ante el Valencia. Parece mentira que llevara sin jugar tanto tiempo. La versión que mostró el jugador en su etapa en el Alavés ha relucido en estas últimas fechas. Nadie ha añorado ni está echando de menos a Casemiro.

La continuidad su gran objetivo

Marcos Llorente ante el Valencia / realmadrid.com

Llorente debe aprovechar estos partidos en los que está siendo el dueño de la posición de ‘5’ para seguir dejando su huella. Es prácticamente seguro que cuando Casemiro se recupere Marcos volverá al banquillo. No obstante, ya no será como antes. Ahora que sí que se ha ganado el puesto y la condición para la que vino, ser el recambio del brasileño.

El nuevo Real Madrid o el ‘Real Madrid B’ lo componen jugadores jóvenes. Llorente, Ceballos, Valverde, Lucas o Reguilón. Todos ellos con hambre, con ganas de ser titulares y de pedir paso para liderar una nueva era en el equipo. Marcos Llorente ha sufrido mucho, seguramente se haya arrepentido hasta hace un par de semanas de quedarse en el Madrid, pero quizás ahora esté cambiando de opinión. Al igual que Ceballos, ha pasado de ser marginado a fundamental. Un jugador que por fin ha visto la luz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here