Luis Suárez, con el equipo a la espalda

El delantero uruguayo mantiene su idilio con el gol. Ante el Rayo Vallecano salvó los tres puntos para un Barcelona que nafragaba en Vallecas

Luis Suárez celebra el gol de la remontada ante el Rayo Vallecano / Fuente: LaLiga

Luis Suárez ha conseguido que el Barcelona suba la cuesta de octubre de una manera más sencilla. El antepenúltimo mes del año se antojaba muy complicado para el club catalán. TottenhamValenciaSevillaInterReal Madrid eran los rivales a batir en este mes. Además, el 20 de octubre se lesionó Messi, jugador capital, y todavía quedaba recibir al Inter de Milán y la visita al Santiago Bernabéu.

Suárez ha aumentado su influencia en el juego del Barcelona

Al comienzo de la temporada se le achacaban cosas al delantero uruguayo, y con razón. El delantero llegó pasado de forma y bastante torpe. No sumaba al juego del Barcelona y tan solo llevaba tres goles entre todas las competiciones. Los malos resultados del equipo coincidieron con esta mala racha. Todos los focos se centraban en Luis Suárez que no terminaba de dar con la tecla para revertir la situación.

El partido en Wembley sirvió para provocar un cambio en él. Dos asistencias sin tocar el balón. Llevaba toda la temporada intentándolo, pero sin éxito, hasta el partido contra el Tottenham. Estuvo acertado en sus decisiones y por fin, cuando dejó pasar el balón había alguien detrás esperando el remate. Así llegaron dos goles, los dos de Messi. Ante el Valencia, una gran dejada al argentino provocó el empate para los azulgranas.

Marca en todos los partidos desde el Sevilla

El partido ante el Sevilla dejó una mala noticia. La lesión de Messi hacía presagiar lo peor para el equipo de Valverde. Sin su líder parecía que el equipo se iría a pique, pero apareció Luis Suárez. Consiguió hacer el tercero ante el Sevilla que sentenció el partido y se puso el equipo a la espalda. Valverde había encontrado un clavo ardiendo al que agarrarse tras la lesión de Messi.

Ante el Inter de Milán consiguió hacer un buen partido, liderando la presión del equipo y no dando un balón por perdido. El Barcelona consiguió ganar sin el argentino. Contra el Real Madrid llegó la prueba definitivaLuis Suárez se vistió de líder una vez más, y ante una de sus víctimas favoritas, dio cátedra de como ser un buen delantero. Anotó tres goles y estuvo muy activo a lo largo de todo el partido.

El pasado fin de semana ante el Rayo Vallecano, el delantero uruguayo volvió a mojar. Consiguió hacer el primero en los primeros diez minutos de partido y culminó la remontada. Los fantasmas de Butarque sobrevolaban Vallecas, pero Luis Suárez  se negó a aceptar la derrota. En el último minuto, aprovechó el desbarajuste de la defensa del Rayo Vallecano y aprovechó para dar los tres puntos al Barcelona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here