OPINIÓN | Klopp y la siesta blanca

El sábado el aficionado blanco de bien se levantará muy temprano, seguramente haya soñado con otro gol de Sergio Ramos

Klopp durante las semifinales de Champions | @LFCEspanol

Seamos claros, Klopp es un gran tipo. Al menos así se muestra en las ruedas de prensa. Sencillo, risueño y con las ideas claras. Su único problema es que se enfrenta al Real Madrid. Por si alguien anda despistado es el equipo que ha ganado dos Champions consecutivas y tiene la posibilidad de lograr una tercera. Con estos datos no entiendo la actitud tranquila del entrenador alemán. Mi madre diría que “la profesión va por dentro”. Pues vale. Punto para Klopp.

En el otro lado está el ‘hombre de la flor’. Otro sencillo, risueño y con las ideas claras. Y sí, vale, otro que lleva la profesión por dentro. Pero vamos al turrón. A lo serio. En Kiev se va a celebrar la cita más importante de la temporada. El Madrid no ha brillado en esas competiciones que no son las suyas, sin embargo en la Champions las cosas cambian. Algunos se empeñan en decir que es su ‘ojito derecho’ y otros que es su ‘amor platónico’. Lo que quieran pero la realidad es la que es y el madridista no se acostumbra, no sacia las ganas de competir. “¿Habrá que seguir haciendo historia, no?”, pensarán.

¿Qué hacer en las horas previas?

Las horas previas al partido no son fáciles de digerir. Especifico, las horas previas a la gran final de la Champions League. El sábado, el aficionado blanco de bien se levantará muy temprano. Seguramente haya soñado con otro gol de Sergio Ramos; esta vez en el minuto 20, los sustos y la tensión ya no entran en las quinielas. Luego desayunará corriendo y buscará la última hora sobre los jugadores liderados por Zidane. La camiseta, por supuesto, estará planchada y colocada en alguna parte de la habitación. Le temblará la voz cuando comente al mediodía el once que debe salir. Y en la comida, el masticar lento que no se escucha la televisión. A partir de las 20:45, uniformado como si tuviese que salir a jugar, animará sin cesar. A gritarle a una pantalla gigante rodeado de amigos o a dejarse la voz en el campo si se encuentra allí.

En una entrevista en El Mundo, Míchel decía que “el Madrid no se explica, sucede”. Ante esto, ¿qué se contesta? Si no le falta razón al hombre. Justo en ese momento entendí lo que le ocurre al equipo que reina en Europa. Esto es como una siesta. A media mañana te convences a ti mismo de que hoy no toca dormir. Sin embargo, en la penúltima cucharada tu cabeza te indica que media hora no le hace daño a nadie. Al Real Madrid le pasa lo mismo. Cuando es Navidad la ambición de ganar es más bien baja. Pero cuando llega la primavera se activa el ‘gen blanco’. Y si ante la siesta no se puede luchar, ante el Real Madrid tampoco.

Pd: Imagino al señor que pone el nombre del ganador en la copa diciendo que no necesita plantilla en caso de que ganen los que acostumbran a hacerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here