Hugo Mallo, el comodín táctico de Antonio Mohamed

El lateral español está mostrando una de sus mejores versiones desde la llegada de Mohamed

Hugo Mallo abandona el túnel de vestuarios en los momentos previos al calentamiento pre-partido / Fuente: LaLiga Santander

Habrá a quien le haya cogido por sorpresa, pero las cosas han cambiado en Balaídos. La llegada de ‘Tony’ Mohamed -como se le conoce ahora en Vigo- ha implicado hasta el momento buenos resultados para el Celta. Los fantasmas de Unzué parecen haberse quedado en el pasado, al igual que la táctica del míster navarro.

Mohamed ha traído consigo un estilo completamente novedoso en tierras viguesas. Después de años predicando un estilo ofensivo, el Celta ha predicado estas últimas semanas el estilo más táctico de esta generación. Los celestes comienzan a mostrar su solidez defensiva como nunca antes lo habían hecho. Incluso hay quienes catalogan el último encuentro de LaLiga contra el Atlético su mejor exhibición defensiva en tiempo.

Las novedades se hacen ver hasta en la formación. Los olívicos han obtenido muy buenos resultados con la innovadora defensa de tres centrales. Además de ser un incentivo interesante de cara a un fútbol más directo, esto le aporta cierta libertad para presionar al doble pivote de Lobotka-Beltrán, o a piezas como Pione Sisto. 

Otra de las características de esta defensa es que permite a los dos laterales, Júnior Alonso y Hugo Mallo, que puedan hacer su contribución al juego ofensivo. El paraguayo no suele ser demasiado incisivo por su banda, pero otorga libertades y apoyos a Sisto por ese carril. Mientras tanto, el de Marín aprovecha su lateral para subir y bajar en concordancia a lo que necesite el juego. Es por ello que Mallo asume en este esquema un rol de comodín muy peculiar.

El capitán celeste ve como se va el esférico tras un lance de Filipe Luís / Fuente: LaLiga Santander

La amalgama del “tercer pivote lateral”

No pivote, ni tampoco lateral. “Pivote lateral” es un concepto que podría amoldarse a su función en la retaguardia. En el encuentro de la semana pasada ante el Atlético pudimos ver cómo Mallo se alineaba desde la banda con Lobotka y Beltrán, formando un segundo bastión de tres piezas cuando el juego se desplazaba hasta esta zona. Estos tres funcionan como un acordeón que se ensancha, aunque los dos pivotes tienen más libertad en este movimiento.

Mientras tanto, Roncaglia asume el puesto de lateral, formando una tradicional defensa de cuatro junto a los dos centrales. Cabe señalar también que Mallo en este encuentro tuvo algún giro posicional con Roncaglia, quien dejó libre su marca, cediéndole a Mallo las responsabilidades de ser el “central-lateral”, pero esto sucedió en momentos puntuales del juego. El puesto de “segundo lateral” del gallego es algo muy superficial ante el abanico de funciones que puede desempeñar en su sector.

El lateral olívico conduce un balón en la jornada inaugural ante el Espanyol / Fuente: LaLiga Santander

Hugo Mallo, el extremo derecho

El celeste a su vez desempeña una labor capital en la ofensiva del Celta este año al ser la principal referencia ofensiva por banda derecha. Se incorpora al ataque con gran velocidad, y con su zancada ofrece alternativas en las contras. Tanto en el Ciutat de València como en la tercera jornada pudimos ver esta versión en ataque del lateral.

Pese a que no es un jugador diseñado para el ataque, ofrece un espacio clave en las transiciones y es capaz de brindar centros a un rematador puro como Maxi Gómez. No duda en ofrecerse a la carrera cuando el Celta recupera un balón. Tiene una clara repercusión en el estilo de fútbol directo que defiende Mohamed. De repetir este esquema, Hugo Mallo contará con la posibilidad de sumar asistencias durante esta temporada.

Tampoco en su arquetipo esta la virtud del gol. El capitán de los celestes ya se enfrentó en un uno para uno con Oier en la segunda jornada, y pese a ello no dudó en rematar a portería. Quizá la táctica pueda potenciar su desempeño en el ataque, incluso con goles. Por lo que parece, ocasiones contará para anotar. O por lo menos, para intentarlo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here