Haimar Zubeldia, el hombre que se atrevió a desafiar al tiempo

El guipuzcoano se retira del ciclismo siendo el español con más participaciones en el Tour de Francia y acumulando cinco 'top 10' en la 'Grande Bouclé'. San Sebastián le brindó una emotiva despedida

Haimar posa con la 'txapela' en su última Clásica a San Sebastían | @dklasikoa

El tiempo pasa para todos. Es una realidad tan inescrutable como inevitable para todos los mortales. Pese a ello, existen hombres capaces de luchar contra su propio destino. Personas de carne y hueso que permanecen impasibles al discurrir de los años. Eternamente jóvenes, como Dorian Gray. Sin deteriorarse, como los buenos vinos. Quién le iba a decir a aquel finísimo chaval de Usúrbil que debutaba como profesional en 1998 que se convertiría en uno de esos terrenales dispuestos a batallar contra el porvenir.

Él, Haimar Zubeldia Agirre, quería devorar el mundo pedalada a pedalada. Eso sí, a su manera. Sin alzar la voz. Siempre en silencio, sin hacer ruido. Su constancia y su regularidad lo han mantenido en el pelotón durante 20 años. Media vida subido a una bicicleta hasta que el guipuzcoano pusiera punto y final en la Clásica de San Sebastián, en su tierra. El de Haimar es el triunfo del ciclista obrero. Secundario, siempre en la sombra. Compañero con mayúsculas y hombre de equipo.

Mollema cede el dorsal 1 a Haimar en San Sebastián | @dklasikoa

Apenas una Euskal Bizicleta y un Tour de l’Ain completan su discreto palmarés. Sin embargo, su huella quedó marcada por encima de cualquier trofeo. Y una carrera lo definió para siempre. En Francia, Haimar Zubeldia exhibió sus mejores cualidades como ciclista. Cinco ‘top 10’ en el Tour acompañan al corredor vasco, que irrumpió en el panorama internacional durante la ‘Grande Bouclé’. Corría el año 2003. Un modesto Euskatel-Euskadi se hacía hueco entre los grandes de la mano de Ibán Mayo y el propio Haimar. Durante ese Tour, ambos ciclistas gozarían de la oportunidad de su vida.

Llegada la última semana de la carrera, tanto Ibán Mayo como Haimar Zubeldia estaban inmersos en la lucha por el podio junto a Tyler Hamilton y Alexandre Vinokourov. En la 15ª etapa, ni el americano ni el kazajo podían seguir el ritmo de los Armstrong, Ullrich, Basso, Mayo y Zubeldia en el Tourmalet. La opción de alcanzar el podio de París parecía más real que nunca para la formación naranja. Mientras el fervorizado público vasco enloquecía con sus corredores, Julián Gorospe tomaba la decisión de no arriesgar en la bajada.

Haimar afronta la crotrareloj de la Dauphine Libere 2017 | @TrekSegafredo

El conformismo del director de Euskaltel impidió a Haimar llegar al cajón de los Campos Elíseos. Finalmente, 2’37” separaron al guipuzcoano de su ansiada foto con el Arco del Triunfo detrás. Su cuarto lugar en 2007 mejoraría sus registros de 2003, pero nunca volvería a gozar de una opción similar. Pese a ello, Zubeldia jamás se arrepintió de lo sucedido. Porque Haimar nunca miró hacia atrás. Año a año, el guipuzcoano fue sumando participaciones en la ‘Grande Bouclé’. Después de ocho Tours vestido de naranja, Zubeldia cambió el maillot del Euskaltel-Euskadi por el azul celeste del Astana.

Un paso que le permitió coincidir con Johan Bruyneel, el mejor director de equipo con el que ha coincidido, según el propio corredor. Bajo la dirección del belga, Zubeldia vivió la guerra fría entre Alberto Contador y Lance Armstrong en 2009. El vasco siguió los pasos del entonces siete veces campeón del Tour de Francia y se incorporó la temporada siguiente al Team RadioShack, donde una caída en el Dauphiné le impidió disputar su décima ronda gala.

Haimar Zubeldia, un cambio de equipo para seguir en el pelotón

Su periplo por el cuadro estadounidense rejuveneció al ya veterano Haimar. Con la friolera de 35 años, Zubeldia sorprendió a propios y extraños acabando el Tour de Francia 2012 en un meritorio 6º lugar, justo por delante del vigente campeón, Cadel Evans. Su octavo puesto en el Tour 2014 fue su última gran actuación en la ‘Grande Bouclé’.

Haimar posa en la línea de meta del Tour de Francia 2017 | Twitter oficial del corredor @hzubeldia

En la edición de este año en la ronda gala, Haimar no se pudo despedir sobre la bicicleta y se tuvo que despedir de manera prácticamente accidental. El caso de dopaje de André Cardoso obligó a Luca Guercilena a apostar por él. Un total de dieciséis participaciones después, Haimar lo deja. Ningún español ha tomado la salida del Tour de Francia en más ocasiones. Solo el ciclista estadounidense George Hincapié suma más ediciones que el corredor vasco.

Pese a que sondeó la posibilidad de igualar la marca del norteamericano, Haimar ha preferido decir basta. 40 años son ya suficientes para colgar su bicicleta y retirarse a descansar con su familia. Con la discreción y la modestia que le caracterizan, el guipuzcoano dice adiós al deporte que le dio todo. Además portó el número 1 a la espalda, tras cedérselo su compañero de equipo, Bauke Mollema, ganador de la edición de 2017. Con la ‘txapela’ en la cabeza, el pelotón y el público de la Klasikoa despidieron con todos los honores al siempre respetado y querido Haimar Zubeldia. Por desgracia, el tiempo pasa para todos. Pero nadie más que Haimar se atrevió a desafiarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here