OPINIÓN | El Espanyol se queja con razón de los horarios

La afición perica estalla contra Tebas y Mediapro, a los que acusa como principales responsables de la situación

Víctor Sánchez durante un partido del Espanyol / Imagen de Víctor Sánchez

El aficionado del Espanyol se ha hartado. Desde Barcelona se piensa que no es casualidad que el 70% de los partidos que su equipo vaya a disputar sean en lunes o en viernes.

El presidente de Mediapro, Jaume Roures, y el máximo dirigente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, son los principales señalados como culpables de este asunto. Tanto la directiva como los aficionados están hastiados de tener que ver a su equipo en un horario que, ni mucho menos, invita a acudir al campo.

Tal es el enfado en Cornellà que la federación de peñas incluso ha emitido un comunicado para mostrar su malestar ante lo que ocurre. Consideran estos horarios como “un ataque personal hacia el club”. Además, consideran también “que ponen en riesgo su propia existencia (la de las peñas)”.

Además, el consejero delegado del Espanyol, Ramón Robert, tiene una opinión similar al aficionado. Robert piensa que la directiva se esfuerza en lanzar campañas para beneficiar al abonado para que luego los demás hagan estas inútiles. Sin embargo, discrepa en que haya ningún interés que motive estos horarios.

A día de hoy, el Espanyol es el equipo de la Liga Santander que más partidos ha disputado entre semana. Para el conjunto perico, jugar en sábado o en domingo se ha convertido en algo fuera de lo común. Sin embargo, pese a que todo esto parece una mera coincidencia, el asunto rebasa los límites de la casualidad.

El Espanyol se ve obligado a contemplar como su estadio se encuentra vacío casi jornada tras jornada. Tanto Roures como Tebas tienen la culpa. Ellos son los causantes de que los ingresos por entradas de los blanquiazules sean una auténtica miseria. Entre unos y otros están matando la ilusión del aficionado. Están destrozando la esencia del fútbol.

Los clubes vendieron su alma al diablo cuando decidieron que sería la televisión quien impondría los horarios

¿Qué es de un equipo sin sus aficionados? ¿Realmente importa una victoria si no hay gente con la que disfrutarla? ¿Qué sentido tiene celebrar un gol si no hay apenas almas en el campo? Los clubes vendieron su alma al diablo cuando decidieron que sería la televisión quien impondría los horarios. Sin embargo, tampoco existe un reparto equilibrado de los ingresos televisivos entre los clubes españoles. Entonces, ¿qué sentido tiene todo esto?

Es cierto que los equipos no tienen derecho a decidir los horarios y que por ello reciben dinero. Pero no es justo que solo se perjudique a equipos como el Espanyol o el Betis, que es otro de los grandes damnificados. Es complicado ver a Real Madrid o Barcelona jugar un lunes o un viernes, pero, ¿por qué? Que son los equipos más vistos y que más ingresos generan al fútbol español, sí. Que podría haber más justicia y equidad, también.

 A un equipo como el Espanyol no le beneficia en absoluto que no le animen. El Espanyol ha asentado un proyecto que necesita tiempo. Tras una temporada un tanto irregular en el debut de Quique, el equipo por fin ha encontrado el sistema y una idea de juego. El Espanyol necesita gargantas en Cornellà para darle un plus al equipo y que se consolide. Porque equipo hay, y entrenador también.

Pero no, las televisiones, en vez de ayudar, echan más leña al fuego: sancionan a todos aquellos clubes que no presenten un mínimo de aforo en el tiro de cámara. ¡Cómo van a presentar el requisito mínimo de asistencia si ponen un partido un lunes a las nueve de la noche! Es triste ver cómo el grande se enriquece y el modesto no puede hacer nada al respecto.

Para colmo, el señor Tebas no está a favor del fútbol en abierto y está haciendo todo lo posible para acabar con él. De momento, va por el buen camino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here