Los equipos ganadores de la Agencia Libre NBA

En este periodo estival, algunas franquicias han sabido reforzarse, otras han salido perdiendo y las hay que presentan una incógnita hasta que empiece la temporada. Hoy traemos a los equipos que mejor se han desenvuelto en la Agencia Libre

La renovación de Paul George ha sido uno de los acontecimientos de esta Agencia Libre / NBA.com

Se suele decir que en las guerras, en teoría, hay ganadores y perdedores. Al pasar al plano práctico esta regla con frecuencia se desvanece, pues los regueros de destrucción que provoca la violencia no son beneficiosos para ninguna parte. Sin embargo, en la NBA esta premisa sí se cumple. El verano alberga la Agencia Libre, cadena de eventos que supone una auténtica batalla. Los equipos compiten entre sí por hacerse con los mejores jugadores disponibles; los propios jugadores lo hacen con sus franquicias cuando la situación es indeseada y buscan salir a cualquier precio.

En un periodo estival marcado por el cambio de aires de LeBron, el final de la enrevesada trama con Kawhi Leonard y las acusaciones de cobardía a DeMarcus Cousins, todas las operaciones se agrupan por franquicias y dan lugar a un balance final, similar a una cuenta de pérdidas y beneficios. ¿Qué equipos se han reforzado mejor? ¿Cuáles han fallado en sus aspiraciones? ¿Qué incógnitas se pueden decantar por cualquiera de los dos extremos? En el artículo de hoy daremos respuesta a la primera pregunta. Estos han sido los ganadores de la Agencia Libre de 2018 en la NBA:

Ganadores

Los Angeles Lakers

La mención de LeBron James en una lista de fichajes deseados es, cuanto menos, atrevida. Cada vez que sale de su contrato, The King acapara todos los focos y aguanta las acometidas de todas las franquicias por hacerse con él. Uno de los equipos más activos en esa práctica, Los Ángeles Lakers, supo convencer finalmente a LeBron para dar el paso al Oeste tras varios años intentándolo. La presencia del alero en un equipo hace a éste automáticamente un aspirante al título. Esta es la única razón, existente y necesaria, de por qué la franquicia californiana es una de las ganadoras del verano.

Este nuevo cambio de residencia de LeBron ha sido algo distinto a los anteriores. Cuando trasladó sus talentos a Miami, arrastró con él a Chris Bosh para unirse a él y a Wade. Al volver a los Cavaliers, hizo lo propio con Kevin Love para juntarlo con Kyrie Irving. Sin embargo, no ha sucedido lo mismo en esta ocasión. LeBron ha propiciado la llegada a Los Ángeles de Rajon Rondo, Lance Stephenson, JaVale McGee y Michael Beasley como nombres más destacados. Ninguno de ellos es una estrella y, a priori, no todos son adecuados para estar al lado de James.

La compañía predilecta de LeBron son los especialistas en tiro exterior. Pero los Lakers han juntado a Lonzo Ball con Rondo y Stephenson, todos ellos dependientes de tener el balón en sus manos para producir, además del propio LeBron. ¿Es el momento de que el Rey de un paso atrás en la dirección? Solo el tiempo lo dirá. A falta de ver cómo engrasa la maquinaria, lo cierto es que esta es realmente ilusionante: la veteranía y experiencia de James junto a la frescura de Ball, Kuzma e Ingram. Un proyecto diferente, pero ganador; no podía ser de otra forma.

LeBron James ha sido el gran atractivo de esta Agencia Libre / NBA.com

Dallas Mavericks

La última oportunidad de Dirk Nowitzki. Eso puede ser esta temporada para la franquicia tejana. Si hace dos años lo intentaron con Harrison Barnes, el curso pasado se sumó Dennis Smith Jr. Dándole una vuelta de tuerca más, ahora han sido DeAndre Jordan y Luka Doncic, vía Draft, las nuevas incorporaciones. Tras ser el tercer peor equipo del Oeste este último año, el verano ha insuflado vida a sus aspiraciones. El quinteto titular (Smith-Doncic-Barnes-Nowitzki-Jordan) roza el sobresaliente, al menos en potencial. Jugadores como Wesley Matthews o Dwight Powell aguardan en el banquillo. Todo esto comandado por uno de los mejores entrenadores de la liga. Dallas ha anunciado su vuelta al mapa NBA sin dejar lugar a dudas.

La ilusión se ha instalado en Texas y se intensifica en la figura de Luka Doncic. El esloveno, con el que sobran las presentaciones, es la gran baza de los Mavericks. Un futuro protagonizado por él junto a Barnes y Dennis Smith Jr. se está convirtiendo en presente antes incluso de verlo sobre la pista: Rick Carlisle ya se encargó de asegurar que Doncic asumirá galones desde el principio. La buena gestión de la gerencia en la noche del Draft hizo que Luka aterrizara en la franquicia perfecta para crecer, y junto a él, todo el equipo.

Por otra parte, el nuevo tándem interior parece de fácil acoplo. Dirk Nowitzki por fuera y DeAndre Jordan ejerciendo de fuerza en la pintura forman una pareja natural. Es el acompañamiento ideal para que el alemán pueda limitarse a disparar sus últimas balas desde su espacio favorito. Contando además con que no han sufrido ninguna baja significativa, los Mavs ponen la vista en los PlayOffs tres años después de su última aparición.

Luka Doncic es el proyecto de futuro de los Mavericks / NBA.com

Golden State Warriors

Lo han vuelto hacer. Están de nuevo en la lista. No por encadenar uno tras otro sus méritos son menos significativos. Si hace dos años hicieron malabares con su situación contractual -sostenida la temporada pasada- para hacerse con Kevin Durant y hacer explotar la liga, este verano se han hecho con los servicios de DeMarcus Cousins por 5.3 millones de dólares. El riesgo es menor dada la magnitud del incorporado. Si su lesión le merma demasiado y no puede ofrecer su mejor nivel, no habrán perdido nada. En caso de que vuelva en buena forma y encaje en el sistema, las consecuencias -para los demás equipos- pueden ser devastadoras.

De su inclusión en el esquema de Golden State dependen los resultados de su adquisición. Cousins, al igual que Durant, necesita balón para ser efectivo; el segundo aprendió a dosificar sus esfuerzos para producir con menos posesión, y ahora es el turno del pívot para demostrar que su ambición de anillo, y de pisar los PlayOffs por primera vez, pesa más que su codicia individual.

Las modificaciones en la plantilla se han limitado al juego interior. Han salido Pachulia y McGee, y David West sigue sin haber decidido su futuro. Jordan Bell y Kevon Looney subirán su aportación respecto al año pasado, y se ha incorporado Jonas Jerebko. En un equipo con tan poca dependencia del juego interior, las cosas se mantienen igual y cambian al mismo tiempo. Hasta que se recupere Cousins, la zona está cubierta entre los interiores disponibles y la tendencia la small-ball. Cuando el pívot se recupere, por su incidencia en el sistema sabremos hasta qué punto los Warriors siguen siendo el mejor equipo de la liga.

DeMarcus Cousins, la gran incorporación de los Warriors este verano / NBA.com

Oklahoma City Thunder

Sam Presti, GM de la franquicia, suele hacer milagros en el mercado NBA. El verano pasado juntó a Paul George y Carmelo Anthony con Russell Westbrook. El proyecto no llegó a buen puerto, pero era ilusionante, al menos por nombres, para un mercado como el de los Thunder. Este año han conseguido la necesaria salida de Melo -obteniendo a Schröder a cambio- y la incorporación de Nerlens Noel. Además, Presti también ha logrado lo que parecía más difícil. Apartando la influencia de destinos como los Lakers, ha asegurado la permanencia de Paul George en la franquicia. El fallido Big Three junto a Carmelo no funcionó, pero engrasar el tándem Westbrook-George no parece una quimera.

Las nuevas incorporaciones, sin embargo, no están exentas de generar dudas. Nerlens Noel, tras una turbulenta etapa con Dallas, deberá encontrar su sitio, y su cabeza, en su nuevo equipo. Por otro lado, la coexistencia de Russell Westbrook con Dennis Schröder presenta otra incógnita. Ambos comparten varios rasgos y no se espera que jueguen juntos de inicio. Por lo tanto, ¿dará el visto bueno Schröder a salir desde el banquillo? ¿Será Roberson quien vuelva a acompañar a Westbrook en el backcourt o dará Abrines un salto de calidad? ¿Seguirá Steven Adams su progresión en la pintura?

Chicago Bulls

Los Bulls, instalados en la mediocridad desde hace varias temporadas de la NBA, pueden haber encontrado una luz que los guíe. Markkanen sale de un excelente año de novato; Zach LaVine está plenamente recuperado de su lesión; se incorpora Wendell Carter Jr. vía Draft; y Jabari Parker vuelve desde los Bucks a su ciudad natal. El cóctel, explosivo por su composición, promete, como mínimo, grandes dosis de atractivo y expectación.

Tratándose de una franquicia como los Bulls, no hay nada seguro sobre su nueva camada de jóvenes, aderezada por Kris Dunn y Bobby Portis. Si bien se espera que la diversión sea una constante en sus partidos, este año servirá para hacer probaturas. Agrupar tantos jóvenes hambrientos de oportunidades garantiza tanta esperanza como incertidumbre. Al menos, los aficionados de la ciudad del viento tendrán, este año así, varias razones de peso para apoyar a su equipo.

2 COMENTARIOS

  1. Te sigo desde que empezaste en Capital Deporte y la verdad es que me emociona todo tu trabajo, ENHORABUENA. Este artículo en particular me ha conmovido bastante, ya solté alguna lagrimilla cuando hiciste el artículo de la WNBA pero en este te has superado Fede, estoy orgulloso de ti. Cada vez que subes artículo mi familia y yo lo leemos en voz alta en la hora de cenar! Nos resultas muy entretenido y nos alegras el día :).

    Te queremos. Abrazos.

  2. Te sigo desde que empezaste en Capital Deporte y la verdad es que me emociona todo tu trabajo, ENHORABUENA. Este artículo en particular me ha conmovido bastante, ya solté alguna lagrimilla cuando hiciste el artículo de la WNBA pero en este te has superado Fede, estoy orgulloso de ti. Cada vez que subes artículo mi familia y yo lo leemos en voz alta en la hora de cenar! Nos resultas muy entretenido y nos alegras el día :).

    Te queremos. Abrazos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here