El fútbol sala necesita al Real Madrid

    El fútbol sala es el eterno incomprendido de los deportes de equipo. Aceptando que el deporte rey es el fútbol y que, probablemente, el baloncesto sea el segundo en repercusión mediática, balonmano y fútbol sala se ven relegados a la tercera posición en discordia. Es evidente que los grandes medios de comunicación abogan por aquello a lo que a la gente le interesa más, que es, sencillamente, lo que vende.

    El mundo se encuentra sumido en intereses puramente comerciales; cualquier sector ha de centrarse en vender para sobrevivir. Existen algunas marcas capaces de cambiar por completo el ámbito en el que se encuentran; si nos referimos a los clubes, las dos principales a escala mundial son F.C.Barcelona y Real Madrid. Los catalanes trabajan en el mundo del deporte de manera interdisciplinar, mientras que los merengues se ciñen al fútbol y al baloncesto.

    La Liga Nacional de Fútbol Sala, desde hace unos años, está desarrollando un trabajo de marketing impecable. Cada temporada la solidez de este deporte se afianza más y, de hecho, los ayuntamientos, son los que van en busca de la propia LNFS para organizar torneos como el de la Copa de España. Logísticamente poco o nada se le escapa a esta gran empresa que preside Javier Lozano, lo que permite que tengamos la mejor liga del mundo.

    Únicamente falta algo que podría animar a muchos clubes de fútbol a sacar su sección de fútbol sala… que el Real Madrid diera ejemplo haciendo lo propio. El surgir del Clásico en este deporte multiplicaría el interés y la repercusión mediática y comercial, amén del interés de los propios aficionados que incrementarían su presencia en los pabellones por efecto dominó. En conjunto, se propiciaría que todos los clubes ingresaran más.

    El único problema parece ser Florentino Pérez. La “grandeza” del club blanco parece hacer imposible que él de el paso de crear un conjunto senior en categorías inferiores, firmando jugadores que garanticen ascensos consecutivos en pista desde primera división provincial hasta la élite, lo que tendría una dosis épica brutal, pues nadie ha sido capaz de firmar semejante gesta… que bien visto sería muy propio de un club como el Real Madrid.

    De anunciarse un proyecto así poco tiempo tardarían en interesarse numerosas empresas para patrocinar algo así. Amén de los retornos económicos que el club tendría… la afluencia de público muy posiblemente haría que la sección se financiase sola en las categorías inferiores. Existe una masa social inmensa de madridistas. Bien llevado y debidamente trabajado mediáticamente, no sería extraño tener más de media entrada en el Barclaycard Center de Madrid desde la primera temporada en primera provincial.

    Otra opción sería comprar la plaza a “tocateja” de alguno de los clubes que militan en la élite. Hubo alguna intentona, infructuosa. La postura de clubes, que incluso acabaron desapareciendo, fue tácita: si el Real Madrid quiere estar en la Liga Nacional de Fútbol Sala tendrá que bajarse al fango para escalar desde él. Es, precisamente esto, lo que parece no hacerle ninguna gracia a Florentino Pérez y, sin embargo, es justo lo que más se adaptaría a la historia del club y lo que le haría ser respetado.

    Solo hace falta que en Chamartín pongan de espejo el modelo de gestión del club de fútbol que trabaja el Fútbol Club Barcelona. Si algo bueno tiene el Barça es que sabe combinar el fútbol y el fútbol sala en la cantera para que sus jugadores de la Masía adquieran la técnica y la explosividad del fútbol sala… algo así como lo que representan Neymar o Messi. Bien entendidos, ambos deportes son complementarios para la formación de las jóvenes promesas y, al mismo tiempo, viables con vistas a explotación profesional en la élite.

    Tal vez lo veamos algún día, aunque, seguramente, no con Florentino.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here