Real Madrid 90-92 Barcelona Lassa: El Barcelona vuelve a reinar por 24ª vez gracias a la magia del MVP Heurtel

El conjunto culé mostró una imagen increíble en un tercer cuarto para el recuerdo. El Madrid remó a contracorriente y peleó hasta la última décima. Pesic ha cambiado a un equipo hundido en solo una semana

Los jugadores culés celebran su 24ª Copa del Rey / Foto: ACB

Final de fiesta a cuatro días repletos de baloncesto. La gran final de la Copa del Rey iba a enfrentar a dos equipos que se conocen muchísimo como son el Real Madrid y el Barcelona Lassa. El ‘Clásico’ del baloncesto español iba a deparar al nuevo monarca del deporte de la canasta patrio. El campeón iba a salir de un equipo que buscaba su quinta Copa consecutiva o un Barcelona que iba a tratar de conseguir de remontar el vuelo de la mano de Pesic.

No había más que esperar, la pelota ya estaba en el aire y el título ya estaba en juego. El Barcelona comenzaba pegando primero, pero un parcial de 6-0 del Real Madrid les adelantaba. Aún así, la tensión se podía cortar con cuchillo y los equipos se tanteaban aún debido a la igualdad del inicio. El Barcelona, cómo ya había avisado su técnico Pesic en vestuario, estaba siendo muy agresivo en defensa, lo que estaban ocasionando muchas pérdidas al conjunto merengue.

Igualdad de inicio

La primera polémica del partido llegó con la antideportiva de Rakim Sanders que dio un codazo a Luka Doncic cuando este estaba a su espalda. Aparte, estábamos viendo un duelo de gigantes entre Walter Tavares y Ante Tomic, siendo el primer asalto para el croata. El Madrid no estaba muy entonado o eso parecía hasta la entrada de Rudy Fernández, que nada más entrar en pista robó el balón y se colgó con rabia.

Thomas Heurtel se marcha de Facundo Campazzo
Thomas Heurtel se marcha de Facundo Campazzo / Foto: ACB

Mientras tanto, Luka Doncic sostenía a los blancos, que llevaba ya ocho puntos, curiosamente todos ellos desde el tiro libre. El Real Madrid, tras las indecisiones del Barcelona Lassa en ataque, lograba una renta de ocho puntos. Los blancos se aupaban gracias a las decisiones de Felipe Reyes y Trey Thompkins. Para cerrar el cuarto, Adam Hanga nos regalaba un taponazo sobre Rudy Fernández, cuando este iba a machacar. El resultado al final del primer cuarto era de 21-15, gracias a los cinco puntos de Pau Ribas.

Al Madrid se le apagan las luces

En el inicio del segundo acto, Pierre Oriola seguía empeñándose en mostrar su gran nivel en esta Copa. Parte de culpa del de Tárrega fue el parcial de 0-7 de los culés. En los primero minutos imperaban las defensa sobre los ataques. De repente, las muñecas se habían encogido. Cuando faltaban seis minutos regresaba a la acción Gustavo Ayón debido a las dos faltas de Felipe Reyes. Volviendo al partido, cada canasta era un mundo. Costaba sudor y lágrimas anotar una cesta. El Barcelona, de manera persistente, se adelantaba en el marcador tras muchos minutos detrás. Las luces se habían apagado por completo en el Madrid, no era capaz de anotar.

La dupla Thomas Heurtel-Tomic estaba haciendo el agosto gracias al bloqueo y continuación, haciendo mucho daño a los merengues. Si no era por medio de faltas y tiros libres, el Real Madrid no veía ahora puesto que no le entraba nada. Tuvo que llegar Thompkins desde el triple para romper la mala dinámica. Pero las sensaciones no eran buenas para los de Pablo Laso, que se iban al descanso con la buena noticia de la tercera falta de Tomic. El Barcelona Lassa vencía al descanso por 34-40, aunque quedaba todo el pescado por vender.

El Barcelona Lassa rompe el partido

El tercer cuarto comenzaba con la tercera falta para Oriola, algo que podía sería peligroso en los siguientes minutos. El Real Madrid estaba teniendo muchísimos problemas en el rebote y, por si fuera poco, la lucidez en el triple de Ribas y Hanga colocaban el +11 en el el luminoso. Los blancos pasaban por un momento frágil, mientras que el Barcelona, con un parcial de 0-8, se estaba comiendo al eterno rival. Pero ni los tiempos muertos hacían reaccionar a los blancos, que estaban desangrándose ante un Barcelona muy intenso que se iba 16 puntos arriba.

Juan Carlos Navarro, ante la defensa de Rudy
Juan Carlos Navarro, ante la defensa de Rudy / Foto: ACB

Oriola estaba siendo el gran protagonista incluso con las faltas, pues cometía la cuarta. No solo el de Tárrega estaba teniendo problemas con las faltas, pues la gran mayoría de los interiores culés estaban cargándose de personales. Rudy Fernández estaba siendo vital, tanto delante como detrás y era muy importante para el parcial de 5-0 de los blancos. A la desesperada, el Real Madrid optaba por una defensa presionante a toda la cancha. Esta le hacía sufrir al Barcelona Lassa, que le hacía perder varios balones. Pese a las pérdidas, el Barcelona estaba muy enchufado y se iba venciendo al final del tercer cuarto por 52-67.

El Barcelona se complica la vida

Ya en el último cuarto, la presión seguía haciendo muchísimo daño al Barcelona Lassa, pero Real Madrid se contagiaba con el caos culé. Jaycee Carroll hacía acercarse al Madrid a once puntos. Pero, con pérdidas y todo, el Barcelona estaba tirando a un nivel altísimo. Todo lo que tiraba iba para dentro. El Madrid, con muchísimo esfuerzo, bajaba a los diez puntos, pero el Barcelona, que jugaba con el marcador ya, volvía a auparse en un instante. A falta de dos minutos, el Madrid lograba acercarse hasta los seis puntos. Aún quedaba mucho partido por contar.

Sanders y Ribas celebran una acción de los culés
Sanders y Ribas celebran una acción de los culés / Foto: ACB

El Real Madrid no quería tirar la toalla, no está en sus genes. El Barcelona seguía tirando piedras contra su tejado fallando tiros libres y perdiendo balones. Trey Thompkins tampoco quería perder el partido y con dos triples daba la vida al Madrid. Además, una falta sobre Pierre Oriola a falta de once segundos y sus tiros libres iban a ser decisivos. El ’18’ culé erraba los dos y daba la oportunidad de llevarse la Copa al Madrid. Luka Doncic corría por la banda y se la pasaba a un compañero que se la daba a Fabien Causeur.

Un final de infarto

El francés lanzaba de tres y no entraba, un palmeo de Thompkins no entraba tampoco, jugada en la que pudo haber falta de Claver. Finalmente, soterrando las opciones blancas, Rudy no acertaba a encestar el último palmeo. La Copa se iba para el Barcelona Lassa, que volvía a llevarse un título tres años después. Svetislav Pesic había cambiado la dinámica de un equipo en apenas de una semana, absolutamente increíble. El MVP de la Copa del Rey fue para Thomas Heurtel, quien ha completado una grandísima Copa.

Thomas Heurtel posa con su primer MVP
Thomas Heurtel posa con su primer MVP / Foto: ACB

FICHA TÉCNICA

Real Madrid – 90 (21+13+18+38): Causeur (2), Randolph (2), Fernández (14), Doncic (14), Maciulis (-), Reyes (2), Campazzo (14), Ayón (3), Carroll (18), Tavares (2), Thompkins (17), Taylor (2).

FC Barcelona Lassa – 92 (15+25+27+25): Ribas (21), Pressey (-), Hanga (12), Navarro (0), Heurtel (8), Vezenkov (-), Oriola (9), Sanders (12), Koponen (2), Claver (7), Tomic (17), Moerman (4).

Árbitros: Hierrezuelo, Pérez Pérez, Peruga.

Pabellón: Gran Canaria Arena.

Incidencias: Partido correspondiente a la final de la Copa del Rey 2018 ante 9 912 espectadores. No hubo que lamentar lesiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here