Liverpool 4-0 Brighton: Sin Bota de Oro pero con la Champions por delante

El conjunto de Klopp amarró la cuarta plaza para disputar la máxima competición europea la temporada que viene. Con Kiev en el horizonte, los 'reds' golearon a las gaviotas con un Salah que batió récords pero no podrá alcanzar a Messi

Mohamed Salah celebra su gol con sus compañeros / Foto: Liverpool

Un Brighton ya salvado visitaba Anfield en la última jornada de la Premier. Mientras los del sureste de Inglaterra disfrutaban de la permanencia, el Liverpool se jugaba la cuarta plaza. El equipo de Klopp se había volcado tanto en la Champions que se había olvidado de asegurar una plaza para la temporada siguiente. Una derrota en este encuentro sumada a una victoria del Chelsea era la única posibilidad de desastre.

Con este riesgo entre manos se plantaba el Liverpool con todos sus efectivos en ataque. De ahí que entrara como novedad Solanke para formar en punta con Firmino. El doble pivote formado por Wijnaldum y Henderson iba a dominar el encuentro desde los primeros compases. Y la constante presión de los de Klopp le iba a propiciar una ocasión tras el regalo de Dunk que arreglaba el guardameta Ryan. El conjunto red era un ciclón y Mané fallaba en el mano a mano instantes después de que a Salah no le señalaran un clamoroso penalti.

Tanto iba el cántaro a la fuente que al final Salah terminó por abrir la lata. El zurdazo del egipcio le permitía seguir luchando por la Bota de Oro y asegurar la plaza de Champions. Por si fuera poco, el delantero del Liverpool rompía el récord de Henry con más goles anotados en una liga de 38 partidos. Si antes Mané había pecado de egoísmo en el mano a mano ahora intentaba ayudar a su compañero a aumentar el récord pero Ryan estaba ágil para rechazar el disparo de Salah.

El cuadro local dominaba sin oposición y los de Hughton aguantaban como podían el asedio. A la salida de un córner Lovren aumentaba la distancia con un gran cabezazo. El gol de croata plasmaba la superioridad local y terminaba por relajar la situación hiciera lo que hiciese el Chelsea. Además, la momentánea derrota del Tottenham en Leicester le otorgaba a los reds la tercera posición. Algo intrascendente en lo deportivo pero no así en lo económico.

Lovren cabecea para hacer el segundo gol del Liverpool / Premier League

Reanudado el encuentro, el Liverpool seguía en modo vendaval como si de un ensayo para Kiev se tratara. A la fiesta se iba a apuntar el joven Solanke, que aprovechaba un jugadón de Salah para hacer el tercero. Tras este arreón inicial, los de Klopp bajaron las revoluciones notablemente. Conscientes de su cita en la final, el equipo de Anfield reservó energías y varios fueron los que se retiraron por si acaso. Con una marcha menos el Brighton comenzó a encadenar jugadas de cierto peligro en las botas de Knockaert y el recién entrado Gross.

Ovación cerrada a Salah

Con el encuentro ya sentenciado y pensando en Kiev, finalmente Klopp retiró a toda su delantera. Primero Mané y más tarde Firmino y Salah, todos con su correspondiente homenaje. Con la salida de estos jugadores menos habituales como Ings o Woodburn disfrutaron de minutos más que merecidos. Sin embargo, fue Robertson quien redondeó la goleada red antes de marchar hacia Kiev para medirse al Real Madrid. Hizo los deberes el Liverpool y aunque Salah no pueda hacerse con la Bota de Oro tiene otro gran premio por conquistar, la Copa de Europa.

FICHA TÉCNICA

Liverpool: Karius, Alexander-Arnold, van Dijk, Lovren, Robertson, Henderson, Wijnaldum, Mane, Salah, Firmino y Solanke.

Brighton: Ryan, Bong, Dunk, Duffy, Schelotto, March, Stephens, Propper, Kayal, Knockaert y Locadia.

Goles: 1-0 Salah (26′), 2-0 Lovren (40′), 3-0 Solanke (53′), 4-0 Robertson (85′)

Árbitro: Kevin Friend. Sin tarjetas.

Anfield, Liverpool | Jornada 38 de la Premier League

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here