Hoffenheim 1-1 Mainz: La Bundesliga se despide con unas tablas frustrantes para el Hoffenheim

Los de Sinsheim fueron superiores, sobre todo durante el segundo tiempo, pero no consiguieron poner fin a si sequía de victorias

Belfodil ante Niakhaté | @achtzehn99_en

Como toca en estas fechas del año, el fútbol se toma un descanso y nos deja fantasear con las transferencias del mercado invernal entre turrón y polvorón, y viendo las precipitaciones por los cristales. La Bundesliga procedió a despedirse con un encuentro de dos necesitados como Hoffenheim y Mainz, que llevaban bastante tiempo sin saber lo que era la victoria, pero que cierran el año con ese mismo deseo para el inminente 2019. Sobre todo los locales, que intentaron todo lo que pudieron pero no lograron encontrar las redes más de una vez.

Un inicio con curvas

Tanto Hoffenheim como Mainz se congregaban en Sinsheim con intrigas de revertir la mala dinámica que llevaban arrastrando en este último mes. Mientras los dirigidos por Julian Nagelsmann habían empatado cuatro veces y dicho adiós a Europa, los visitantes sólo habían conseguido dos puntos de los últimos nueve posibles.

Con el pitido inicial la batuta le fue otorgada al conjunto local a pesar de las tímidas pintadas ‘carnavaleras’ en las inmediaciones del área de Oliver Baumann. El Mainz se quiso construir en base al elevado ritmo de juego que nacía de la juventud y explosividad de muchos de sus activos tanto en mediocampo como en tercio ofensivo, pero es de saber que a un equipo tan versátil como el Hoffenheim le encantan estas tesituras.

Tan sólo diez minutos bastaron para que el equipo de Sandro Schwarz viera sus esperanzas truncadas. Una centro sublime de Zuber encontró a un Demirbay que con una media vuelta perfecta y una pierna izquierda de oro encontró las redes. No obstante, lo mucho que genera el Hoffenheim en ataque se neutraliza con la poca eficacia de su zaga. Un despeje estrepitoso valió para que Mateta pusiera las tablas al cuarto de hora de juego con un disparo a quemarropa desde la frontal.

El Hoffenheim manda un poco más

Una vez el partido volvió a comenzar con ese empate a uno, era de esperar que no hubiera un dominador claro. Eran las sucesivas ráfagas de cada equipo las que servían para generar peligro, aunque con una falta de atino que sorprendió a más de uno por la claridad de los acercamientos de ambos equipos. Latza mandó al exterior del palo un despeje de Baumann a un disparo de Gbamin, y una segunda llegada de Demirbay se topó con una salvada bajo palos de Brosinscki, con Zentner batido tras un recorte previo.

De nuevo sería el conjunto de Sinsheim quien se hizo con la voz cantante en la recta final. Si Grillitsch o Zuber no podían filtrar balones a Belfodil, no había ningún miedo a probar desde la distancia. Y es que a pesar de las bajas de Kramaric o Bittencourt, cuyas rodillas les dieron un toque de atención por la acumulación de minutos a los que habían estado sometidas, la capacidad para sacar petróleo de cualquier situación es un don innato de cualquier jugador bajo el mando de Nagelsmann.

Sería Boëtius quien se convirtiera en la referencia del Mainz en lo que el ataque se refiere. Ante una defensa muy adelantada y poco contundente, el holandés supo moverse con inteligencia y precisión cuando el esférico llegaba a sus botas. En una de esas ocasiones, dejó solo a Mateta para que diera el susto sobre la bocina del primer tiempo, pero el francés se quedó sin doblete al estar ligeramente adelantado.

La frustración local impera bajo la lluvia

Con el inicio del segundo acto, las expectativas de ver un partido con un ritmo y una cantidad de ocasiones similares a lo que se había visto con el pitido inicial se esfumaron con un panorama completamente diferente. El Mainz se echó atrás, las faltas imperaron para frenar el avance en el mediocampo y las lesiones hicieron acto de presencia para llevarse a Mateta por delante, tal y como ocurrió con Niakhaté en las vísperas del entretiempo.

La entrada de Szalai fue un punto de inflexión, acumulando el Hoffenheim un activo potente en el área para pugnar con la muralla construida por los ‘carnavaleros’, que se conformaban con un punto para despedirse de la competición por un mes. Más aún cuando Belfodil se topó con el palo para la fortuna de un Zentner que se comió un disparo centrado.

En el último tramo se vieron los efectos sobre el césped del diluvio que caía en Sinsheim, símbolo también de la frustración de los locales que pusieron lo poco que quedaba sobre el césped al sustituir a Zuber por Reiss Nelson. Pero hay veces que quitarse de encima un resultado al que llevas mucho tiempo afiliado es imposible, comprobado cuando Grifo protagonizó un último disparo a la madera en el descuento.

Un empate inválido para decir adiós al 2018

Los de Nagelsmann quisieron apretar mucho más que su rival pero no tuvieron suerte, y se despiden de este 2018 sin saber lo que es ganar desde el pasado 10 de noviembre. El Mainz, por su parte, se marcha a casa con un buen punto en el saco y también con la esperanza de que los triunfos retornen con la llegada del nuevo año. Ahora, la Bundesliga se toma un merecido descanso.

Ficha técnica

TSG Hoffenheim: Baumann – Posch, Vogt, Hübner – Brenet (Kaderabek, 73′), Demirbay, Grillitsch, Schulz (Szalai, 59′) – Zuber (Nelson, 78′), Grifo – Belfodil.

Mainz 05: Zentner – Brosinski, Bell, Niakhaté (Hack, 41′), Aarón Martín – Gbamin, Kunde, Latza (Baku, 74′) – Böetius, Quaison – Mateta (Onisiwo, 68′).

Goles1-0 (Demirbay, 11′). 1-1 (Mateta, 16′).

Amonestaciones: Steven Zuber, del Hoffenheim, fue el único amonestado.

Rhein-Neckar-Arena. Jornada 19 de la Bundesliga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here