Hannover 0-4 Bayern Múnich: Monólogo bávaro ante el nuevo colista

Los hombres de Niko Kovac firmaron uno de los mejores encuentros de la temporada ante un Hannover que no pudo salir de su campo

Los jugadores del Bayern celebrando el gol de Gnabry | @FCBayern

Los escenarios germanos son ahora más apacibles para el Bayern que los de Champions League. Los bávaros se pudieron quitar el sabor amargo de la pasada victoria en Ámsterdam, donde debieron de imponerse con facilidad al Ajax, goleando con autoridad a un Hannover que poco pudo hacer para mostrar una cara competitiva y que se es el nuevo ocupante del puesto de colista.

Atropello bávaro desde el primer minuto

Cuando las piezas comienzan a cohesionar, los fundamentos se arraigan en el juego y el balón no se rehúsa a entrar en la portería, el Bayern es igual de implacable que antaño. Al Hannover no le dio tiempo a posicionarse en el campo e imponer su muralla atrás, como hizo para arrebatarle un punto a rivales de mayor calado como Dortmund y Leverkusen. Y es que en la primera llegada ya mostraron los bávaros la que iba a ser la tónica del encuentro. Aprovechando un balón de Müller a la frontal, Kimmich apareció desde atrás y asestó un disparo pegado a la cepa del poste que dejó a André Breitentreiter incrédulo.

La presión alta que imponía el ‘Gigante de Baviera’ arrasaba por completo con su rival, que dejó a Weydandt y Füllkrug a la deriva y con la esperanza de que ambos lograran sacar una ocasión propicia para intentar frenar su sangría. Pero al ser incapaces de crear una jugada seria al contraataque, de poco sirvió el empeño de los dos puntas por conseguir agua en un desierto. Hummels y Süle eran dos estatuas situadas en el centro del campo que contemplaban cómo cada acercamiento era un puñal que por suerte Esser lograba evitar.

Tal y como ocurrió la pasada jornada frente al Núremberg, el Bayern terminó divirtiéndose ante la desidia del Hannover por estirarse y plantar cara. Una desgana que se multiplicó a la media hora de juego cuando Alaba asestó un latigazo, de nuevo desde la frontal, que fulminó las redes. Se relajaron de esta manera los visitantes, que terminarían el primer tiempo desaprovechando varias ocasiones para colocar el tercero en el luminoso y viendo como la única ocasión del conjunto de la Baja Sajonia, un cabezazo de Weydandt, rozó la cruceta del arco de Neuer.

Sin marchas bajadas tras el descanso

A la vuelta de los vestuarios, Breitenreiter quiso reestructurar su planteamiento para, estando dos goles por detrás, ser más ofensivo para intentar dar la sorpresa. No obstante, pasar de tener cinco defensores a tener cuatro resultó ser aún peor. Y es que las ocasiones no cesaron, incluso aumentaron. La terquedad de Gnabry se vio recompensada con un gol provocado por el rechace de su propio disparo, que hizo sacar una sonrisa a Kovac en la banda.

La hinchada local veía impasible el bombardeo que estaba sufriendo su equipo, que lo único que deseaba era que el tiempo se acabara y su agonía no se prolongara más de lo debido. Lewandowski también quiso apuntarse a él con un cabezazo a placer que era imposible para un Esser que, de no ser por él, la goleada hubiera sido muchísimo mayor. Lo que restó de encuentro tras ese último tanto, una media hora, fue el campo de experimentos de Kovac. Gente menos habitual como Renato Sanches, Rafinha y Sandro Wagner gozaron de una oportunidad para reivindicar una presencia más usual sobre el césped, aunque no pudieron brillar el exceso ante el clima de desesperación local y de dejadez bávara que había sobre el césped.

Festín previo a una semana complicada

Con mucho más brillo que el pasado miércoles frente al Ajax, el Bayern se impuso con contundencia ante un rival claramente inferior. Anotó su victoria más abultada de la temporada desde el 0-5 de la Supercopa sobre el Eintracht, hizo uno de los encuentros de la temporada con más llegadas a portería, y mostró de nuevo un buen estado de forma en liga antes de enfrentarse a una semana dura con Leipzig y el propio Frankfurt aguardando, empatando ya con el Gladbach en la segunda plaza. Mientras, el Hannover puede ponerse en lo peor mientras se coloca en el puesto de colista de la Bundesliga.

Ficha técnica

Hannover 96: Esser – Haraguchi, Anton, Felipe (Maina, 46′), Wimmer, Ostrzolek – Asano (Muslija, 62′), Walace, Schwegler – Weydandt, Füllkrug (Elez, 73′).

Bayern Múnich: Neuer – Kimmich, Süle, Hummels, Alaba (Rafinha, 73′) – Gnabry, Thiago, Goretzka, Coman (Sanches, 73′) – Müller (Wagner, 79′) – Lewandowski.

Goles0-1 (Kimmich, 2′). 0-2 (Alaba, 29′). 0-3 (Gnabry, 53′). 0-4 (Lewandowski, 62′).

Amonestaciones: Felipe, del Hannover, fue el único amonestado.

HDI-Arena. Jornada 15 de la Bundesliga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here