Fenerbahce 84-75 Real Madrid: Fenerbahce acaba con el sueño de la Décima y se cita con Olympiacos

Gran triunfo del conjunto otomano, que no dio opción al Real Madrid. Los blancos solo aparecieron por destellos, pero en ningún momento se acercaron realmente a la victoria. Ekpe Udoh fue un verdadero tormento para los interiores madridistas

Bogdanovic, marchándose de Luka Doncic / Foto: Euroliga

Tras el tremendo partido vivido entre CSKA Moscú y Olympiacos, llegaba la hora del plato fuerte. Fenerbahce y Real Madrid se volvían a ver, de nuevo, las caras en unas semifinales de Final Four. Como ocurrió en Madrid, volvía a haber un anfitrión. Aunque esta vez eran los turcos. El ambiente en el Sinan Erden Dome era espectacular. De hecho, en el encuentro anterior la afición turca, ataviada con colores amarillos, había estado arropando a los suyos. El espectáculo iba a ser increíble.

[Así te contamos el partido en DIRECTO]

El partido arrancaba con la canasta de Bogdan Bogdanovic. Acto seguido, replicaba el mexicano Gustavo Ayón. A partir de ahí, dejamos de ver al Real Madrid. Los blancos sufrían mucho en defensa. Fenerbahce, que había comenzado arriesgando mucho, estaba saliendo como un ciclón. Además, con sus rápidas transiciones, pillaban en jaque al Real Madrid. Debido a ello, Jan Vesely abusaba del aro en dos ocasiones (14-7). Los blancos lo pasaban muy mal. Eran acosados por los turcos en defensa. Sin embargo, los otomanos estaban muy cómodos.

En el Real Madrid solamente Sergio Llull llevaba el peso del ataque. Mediado el cuarto, Pablo Laso realizaba algunos cambios para tratar de revertir la situación. Rudy Fernández era uno de ellos. El balear, desde la defensa, buscaba mejorar el juego de su equipo. Rudy estaba robando y siendo muy eficaz en defensa. Solamente le faltaba aportar puntos, por lo demás, se estaba saliendo. Pese a ello, la diferencia de Fenerbahce seguía siendo de ocho puntos al final del primer cuarto (21-13).

El segundo cuarto comenzaba con menos ritmo que el primer tiempo. Fenerbahce seguía teniendo en su zona al coloso Ekpe Udoh, que taponaba todo lo que pasaba por allí. La anotación se había frenado en sobremanera. En tres minutos de juego, solo Luigi Datome desde el tiro libre anotaba. Sin embargo, el Real Madrid también estaba defendiendo mejor. Pero en ataque, las cosas estaban muy complicadas. Solo Llull y Ayón habían anotado en el partido. Necesitaban más puntos de todos (26-13). Mediado el cuarto, Luigi Datome, defendiendo a Rudy, golpeaba por la espalda al balear. Este salía de un bloqueo. Finalmente, dicha acción se saldó con antideportiva para ambos.

Pablo Laso colocó una trampa a Fenerbahce. Los blancos defendían en zona presionante, luego ya defendían en individual. Acto seguido, Anthony Randolph anotaba un triple. Zeljko Obradovic tenía que pararlo por el parcial de 0-5 blanco (26-18). Desde la salida de Luka Doncic, el Real Madrid comenzaba a hacer su juego, que consiste en correr. Comenzaba un partido nuevo, el Real Madrid volvía a la vida. Para más inri, como las desgracias no vienen solas, Anthony Randolph se marchaba muy dolorido por un golpe en el costado con Vesely. Con estas malas noticias llegábamos al final del cuarto, con el resultado de 44-34. Los últimos 20 minutos tendrían que cambiar todo.

El tercer cuarto arrancaba con la buena noticia de que Randolph volvía al quinteto. Además, pese a parecer dolorido, sumaba dos buenas acciones, tanto en ataque como en defensa. El Real Madrid, pese a sumar buenas acciones ofensivas, en el rebote defensivo seguía sufriendo muchísimo. Pero en cuanto Luka Doncic cogía el mando de los blancos todo cambiaba. Además, si a eso le sumas que Jaycee Carroll está enchufado, todo es más fácil.

En cambio, el Madrid seguía sufriendo con Udoh. El interior seguía campando a sus anchas. Ahora, dominaba desde los cinco y seis metros. Othello Hunter no podía con él. Pero ni Hunter ni Ayón. Fenerbahce, arropado por su público, estaba cómodo y aumentando su ventaja. El Real Madrid, con dos tiros libres de Llull, se colocaba a trece. Con ello, llegábamos al final del tercer cuarto, con el resultado de 63-50.

El último cuarto arrancaba con la canasta de Kostas Sloukas. El Real Madrid tenía que levantar una diferencia de 16 puntos. Tocaba remontada. Ahí volvía a aparecer, ya era hora, el acierto. Dos triples de Jaycee Carroll acercaban a los blancos. Aunque, lamentablemente, esta reacción era efímera. De nuev, Fenerbahce, buscando a Ekpe Udoh volvía a alzar su diferencia.

Sergio Llull no tiraba la toalla. El de Mahón, lamentablemente, seguía haciendo la guerra por su cuenta. Con éxito ya que, por ejemplo, lograba algún 2+1 y canastas. Finalmente, eso no fue suficiente. Fenerbahce cerraba su pase para la final de la Euroliga. Eran justos vencedores tras vencer a los blancos por 84-75. Los hombres de Zeljko Obradovic se verán las caras con Olympiacos.

FICHA TÉCNICA

Fenerbahce – 84 (21+23+19+21): Udoh (18), Mahmutoglu (-), Antic (-), Bogdanovic (14), Bennett (-), Sloukas (9), Nunnally (2), Vesely (12), Kalinic (12), Dixon (9), Duverioglu (-), Datome (8).

Real Madrid – 75 (13+21+16+25): Randolph (7), Draper (0), Fernández (0), Doncic (0), Maciulis (0), Reyes (-), Ayón (2), Carroll (21), Hunter (6), Llull (28), Thompkins (8), Taylor (3).

Árbitros: Lamonica (Italia), Ryzhyk (Ucrania), Latisevs (Letonia).

Pabellón: Sinan Erdem Dome.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales de la Final Four de la Euroliga 2017 ante 13 697 espectadores. No hubo que lamentar lesionados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here