Celta 1-2 Athletic Club: Williams rompe los espacios

Los leones salen de los puestos de descenso tras un partido en el que el Celta volvió a echar de menos a Aspas

Iñaki Williams celebra e segundo gol del Athletic. / La Liga

 

Pudo errar Williams el mano a mano, pero acertó. Pudo haber hecho el empate Maxi Gómez en el último minuto, pero su cabezazo se fue fuera. Pudo volver el Athletic a dejarse los tres puntos en el descuento…pudo…, pudo…, pero no. Hoy la moneda cayó cara. Hoy el Athletic ha sumado su tercera victoria liguera -la primera fuera de casa- y ya duerme fuera de los puestos de descenso. Con los mismos síntomas de siempre. Con los mismos problemas para cerrar los partidos, pero fuera del infierno.

La fórmula de los espacios

Garitano optó por cambiar la fórmula. Dejó a Aduriz en el banquillo apostando por la rapidez de Williams, Muniain y De Marcos. Y en tan solo 20 minutos, las cartas le sonrieron. En un fantástico contragolpe, el bilbaíno de orígen africano, puso sobre el césped todas su aptitudes, le quitó las pegatinas a Juncá, levantó la mirada y asistió a Muniain que, tras una carrera de 30 metros, batió a Rubén en un disparo seco desde el punto de penalty. Una jugada de Zipi y Zape en el que los dos futbolistas rojiblancos jugaron con los defensores del Celta como si de meros peluches se tratasen. Williams arrancó, paró, recortó, esperando la llegada al área de un Muniain que creyó en todo momento que su sprint de larga distancia tendría el éxito del gol.

Los bilbaínos se ponían por delante calcando el plan que Garitano había plasmado en el vestuario. El mismo que utilizó Berizzo para sacar un punto en el Camp Nou o en el Villamarín. Diferente entrenador, pero mismo plan. Porque tener al jugador que mejor va a los espacios de toda la Liga, no es valadí.

Empate en el descuento

En el último minuto de la primera parte, llegó el gol psicológico del Celta tras un saque de esquina. Maxi Gómez, que lo había originado tras un buen reverso, peinó el balón que remachó Fran Beltrán completamente solo en el segundo palo. Era la segunda ocasión de los celestes. Antes, Maxi había enviado al palo un libre directo. A los vigueses les cuesta un mundo generar peligro sin los desmarques de Aspas -lesionado por una rotura de fibras-, sin las caídas a las bandas de su mejor futbolista.

Y regala goles. Fruto de errores incompresibles. Como el segundo gol del Athletic. Ni Lobotka, ni los centrales cortaron un saque en largo de Herrerín que le cayó a Williams. El 9 rojiblanco volvió a apretar los dientes, cambiar el ritmo y sortear con acierto el mano a mano que le presentó Rubén. Los bilbaínos se volvían a poner por delante. Quedaban más de treinta minutos. Era el momento de saber sufrir.

Y lo hicieron desde la posesión. Con el balón, aprovechando la incapacidad ofensiva que ofrece hoy en día este Celta sin Aspas. Aduriz -que entró tras la lesión de Williams, pudo hacer la sentencia. No lo hizo y Maxi pudo golpear calcando el partido en sus dos partes, pero, pero… Esta vez su cabezazo se fue a la izquierda de la portería de Herrerín. Elizegi -primer partido como Presidente- suspiró desde el palco. Verá al Athletic que hoy dirige fuera de las posiciones de descenso.

 

                                 Ficha técnica

Celta: Rubén; Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Juncá; Lobtka, Okay, Fran Beltrán (Hjulsager, 79´); Brais, Maxi y Boujfal (Dennis, 74´).

Athletic Club: Iago Herrerín; Capa, Núñez, Iñigo Martínez, Yuri; Beñat, Dani García (San José, 75´), De Marcos; Muniain, Williams (Aduriz, 66 ´) y Córdoba ( Balenziaga, 87´).

Goles: 0-1 ( Iker Muniain, 19´), 1-1 ( Beltrán, 45), 1-2 ( Williams, 54´)

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó con tarjeta amarilla a Yokuslu y Hugo Mallo. Por parte del Athletic, a Dani García, a Aduriz y a Muniain.

Estadio Balaídos, 18.000 espectadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here