El Celta se estrella ante el esquema defensivo del Girona

Los celestes salieron de Montilivi con su primera derrota de la temporada y cedieron ante un Girona que se posiciona en los puestos privilegiados de la tabla

Alcalá celebra con rabia su tanto ante el Celta en Motilivi / Fuente: LaLiga Santander

Girona y Celta se enfrentaron en lo que prometía ser un duelo bastante interesante. Dos conjuntos que apuestan por defensas de 5, y que traen de su mano un estilo táctico. Los celestes venían de una racha estupenda de resultados en LaLiga, ocupando la tercera plaza, mientras que el Girona todavía trataba de recuperar la senda del éxito desde la parte media de la tabla.

La muralla gerundense supo resistir el asedio

Teniendo dos onces con defensas de 5 ante nosotros, el partido tendría que ver mucho con el planteamiento que ambos conjuntos llevasen a cabo entorno a ellas. Desde un comienzo los de Sacristán tuvieron las ideas claras: jugar sin el balón era una ventaja. Lo cual empujó al Celta a llevar la iniciativa del partido. El primer cuarto de hora de juego fue protagonizado por varias acometidas de los celestes. Presión alta por parte de ambos conjuntos, y defensas a priori muy cerradas. No obstante, la ofensiva celtiña no logró ser tan incisiva como se deseaba.

Los locales, mientras tanto, aprovecharon la banda de Júnior y Pione Sisto como lugar desde el que atacar, con las carreras de dos destacados en la jornada de hoy: Pedro Porro y Portu. Sin embargo, sería por la banda de Aday de donde vendría el gol que abriese la lata. Stuani, habituado al gol, y muy acertado en el encuentro, logró anotar de cabeza ante Araújo. El Girona, al contrario que sus rivales, supo como aprovechar los espacios de la presión desde el comienzo. El conjunto de Mohamed necesitaba reaccionar para mostrar su dominio también en el marcador.

La posesión celeste, aunque fue superior, fue un arma bastante poco prolífica. Tanto Fran Beltrán como Lobotka hallaron muchas dificultades para enlazar al centro del campo con la delantera. Ambos tuvieron un gran papel en este encuentro, pero el planteamiento del encuentro se les tornaba en contra cuando superaban la mitad de cancha. No encontraban los espacios necesarios para desarrollar jugadas de peligro. Por ello, el gol celeste tuvo que llegar gracias a una genialidad de Iago Aspas en el tiro libre.

El Girona, por su parte, no tardaría en responder también a balón parado. La ejecución del córner fue magnífica. Se vio en su desarrollo a la perfección el trabajo de pizarra que los catalanes dedican a este tipo de jugadas. Alcalá, todo un dominador del juego áereo, volvía a imponer la ley de los locales con un testarazo certero.

Stuani cabecea ante Araújo para anotar el primer gol de la tarde / Fuente: LaLiga Santander.

La entrada de Boufal definió el resultado final

Antonio Mohamed apostó por un cambio ofensivo para abrir el partido en el segundo tiempo. Sofiane Boufal, en el día de su cumpleaños, cubriría el puesto de Júnior Alonso. Este cambio fue, para bien y para mal, el causante del resultado final. El Celta gracias al marroquí -pese a que estuvo bastante errático- logró mucha más libertad y apoyos en el centro del campo. Sisto y Maxi Gómez ahora gozaban de mucha más libertad, cuando en el primer tiempo se vieron obligados a salir de sus hábitats para ayudar a la subida del esférico.

Las posesiones eran más fluidas, pero el Girona también supo juntar las líneas atrás. De este modo, incomodaron el juego en tres cuartos de cancha de los visitantes. El partido de gente como Borja García o la línea de centrales en esta faceta fue encomiable. Mientras Beltrán dirigía el juego olívico, los locales aguardaban con el cuchillo entre los dientes al error. Una vez este llegó, fueron despiadados y no dieron margen de error.

En una contra llevada por Portu y prolongada por un carrerón de Pedro Porro, el balón llegó a los pies de Stuani para batir a Sergio Alvárez. Una jugada ciertamente bella la del 3-1. Tras el gol, el Celta tomó las riendas del encuentro de nuevo, en su papel de equipo con la posesión. En un esquema de 4-4-2 jugaron todo el resto del partido, enviando centros y tratando de generar peligro en la defensa de 5 gerundense. Mientras tanto, el combinado de Montilivi seguía aguardando al error para lanzar su contraataque.

Centro tras centro, despeje tras despeje, se llegó hasta los momentos finales del partido. El dibujo con los cambios no cambió demasiado, al igual que la tendencia de juego. Fue entonces cuando Boufal logró rematar de primeras en el área un centro de Lobotka y anotar el segundo de los vigueses. Tras esto, el Celta empujó hasta el último instante. Finalmente, el telón cerró con el resultado de 3-2 para los locales.

Boufal encara dos defensores del Girona en la segunda parte del encuentro / Fuente: LaLiga Santander

Un resultado que sabe a Europa para ambos

Tanto Celta como Girona dormirán esta jornada en la zona privilegiada de la tabla gracias a su recorrido. Los locales escalan posiciones. Los visitantes se mantienen, pero a coste de conceder su primera derrota de la temporada. Mientras tanto, sus futuros lucen destinos bien dispares. El Celta se enfrentará en casa contra el único equipo de la competición sin goles en su casillero: el Valladolid. Mientras tanto, el Girona acudirá al Camp Nou esperando poder lograr una gesta que los mantenga por lo alto de la clasificación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here