Carlos Carmona, trabajo y constancia

Hablar de trabajo duro, de constancia diaria y de saber aprovechar las oportunidades, es sinónimo de Carlos Carmona

Carmona le dio el triunfo al equipo tras aprovechar un error en la defensa. En la imagen, en un partido contra el Málaga/ RSG

Cuando te paras a pensar en jugadores que rinden desde la sombra, si eres sportinguista, no te puedes olvidar de Carlos Carmona. Nacido en Palma de Mallorca, a sus 30 años y con cinco temporadas en Gijón sobre la espalda, está llamado a ser un pez gordo en el vestuario esta campaña. Al igual que todos los capitanes.

Repasando un poco su trayectoria, sí que es verdad que te encuentras con cosas interesantes, cuanto menos a la altura del jugador. Con tan solo 17 años, en la temporada 2004/2005 se convirtió en el jugador más joven en debutar con el primer equipo del Mallorca. Club que lo vio nacer y donde se formó desde pequeño.

A la campaña siguiente y debido en parte a su joven inexperiencia, el club y el propio Carmona decidieron que lo mejor era buscar una salida en forma de cesión. Valladolid fue su destino. Volvería a cambiar de aires pero esta vez dejando atrás al club de su infancia para firmar un contrato con el Cartagena. Equipo en el que rindió tres temporadas a máximo nivel. Esos años en 2ºB se vio al Carmona polivalente y trabajador que acostumbramos. Con el conjunto murciano disputó 93 partidos y logró, junto a sus compañeros, el ascenso a la Segunda División.

El balear creyó que lo mejor para él era ser ambicioso y estar en continua búsqueda de nuevos retos. Fue entonces cuando se lanzó y firmó por el Recreativo de Huelva. Jugó tan solo un año para recalar en Barcelona. En la ciudad condal logró hacerse un hueco en la plantilla del Barça B de la mano de Luis Enrique primero y Eusebio Sacristán después. Tras dos campañas en ‘Can Barça’, el club meditó en que la mejor opción para ambos era separar sus caminos.

En esa búsqueda continua de retos de la que hablábamos antes, decidió apostar por un equipo histórico. La temporada 2012/2013 llega a las filas del Sporting de Gijón con ese cartel de polivalencia y trabajo duro que tanto ansiaba el cuadro asturiano.

En su trayectoria como internacional, consiguió un subcampeonato de la Meridian Cup con la categoría sub-18 de España. También fue internacional sub-19, donde disputó siete partidos.

Sporting de Gijón, el mayor paso en la carrera de Carlos Carmona

Resultado de imagen de carmona site:realsporting.com
Carlos Carmona celebrando uno de sus goles contra Las Palmas / RSG

Habiendo bajado de Primera División en la temporada 2011/2012 se tuvo que volver a ilusionar a la gente con un nuevo proyecto. Un lavado de cara al equipo era necesario. En esa transición encajaba perfectamente un jugador como Carmona, de plena polivalencia en mediocampo y curtido en la categoría de plata.

Todos los años empezaba desde la sombra del banquillo, sumando minutos poco a poco. Pero sin hacer mucho ruido se iba haciendo un hueco en las alineaciones titulares, para terminar siendo un pieza clave del equipo.

Su primera temporada como rojiblanco hizo cinco goles en 32 partidos. Temporada en la que el Sporting de Manolo Sánchez Murias no consiguió el sueño de retornar a la máxima categoría y se tuvo que conformar con un amargo décimo puesto.

La campaña 2013/2014 fue mucho mejor para él, no solo a nivel individual, también en lo colectivo. El Sporting rozó con los dedos el cielo la temporada con José Ramón Sandoval al mando. Además de jugar la promoción de ascenso sin premio alguno, Carmona disputó 37 partidos con siete tantos en su casillero particular.

“Los guajes” al poder

El relevo lo cogió Abelardo Fernández al año siguiente. Un proyecto nuevo lleno de ilusión con un equipo de “guajes”. Los mismos que consiguieron una de las mayores gestas de la historia del club. Nadie pagaba un euro por aquella plantilla de jóvenes inocentes e inexperimentados. Pero ellos mismos sí que creyeron en sus posibilidades y de repente se vieron envueltos en una vorágine de victorias del que ya no podían salir.

Esa mezcla de desparpajo y ganas de los jóvenes, junto a la madurez y templanza de los veteranos, hicieron de esa temporada un sueño hecho realidad. Solo dos partidos perdidos ese año y 82 puntos marcaron la diferencia entre ser del montón o estar en lo más alto.

El papel de Carmona se vio un poco relegado al principio. El técnico asturiano no contaba mucho con él, pero supo aprovechar sus minutos muy bien a base de buen fútbol. De esta manera acabaría consiguiendo un ascenso soñado siendo titular indiscutible.

Dos años soñando en Primera

Una nueva aventura comenzaba en la máxima categoría del fútbol español. El rol del jugador balear durante los dos últimos años en el Primera División, han sido parecidos. Siempre empezaba las temporadas desde un segundo plano, pero la constancia y el trabajo se veía recompensado a lo largo de la competición en forma de minutos y titularidades.

El objetivo se selló con la permanencia en el primer año. El segundo no hubo manera de levantar cabeza después de verse envueltos en una racha muy negativa de partidos. Con una salvación prácticamente “regalada” en cuanto a puntos se refiere, no se pudo salvar la categoría.

Resultado de imagen de carmona site:realsporting.com
Carlos Castro (izquierda) y Carlos Carmona (derecha) en el acto de su renovación de contrato / RSG

Con un nuevo proyecto entre manos, el sportinguismo espera que la figura de Carlos Carmona así como la de los demás veteranos, haga honor a su nuevo rol. El balear ha renovado hasta 2021 tras un desastroso descenso del club asturiano. A pesar de las ofertas que le han llegado desde Primera. Fichó tras un descenso y renueva tras otro. Hecho que evidencia su compromiso sportinguista.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here