Lezama y el Bilbao Athletic son la solución

Tras los casi tres meses de competición cumplidos y con un rendimiento lejos de lo esperado, el Athletic Club está cerca de la línea roja. La solución puede que se encuentre en Lezama

Los jugadores del Bilbao Athletic celebrando uno de los goles de esta temporada/ Fuente: Athletic Club

El Athletic Club ha llegado a este segundo parón de selección protagonizado por las repescas hacia el Mundial de Rusia de 2018, con unos números demasiado pobres para lo que los rojiblancos representan tanto en Europa League, como en la Liga Santander.

Ahora mismo, el equipo de Bilbao se encuentra en una pobre decimoquinta posición a tan solo cinco puntos de la zona de descenso y, en comparación con las anteriores temporadas donde la clasificación para la Europa League era el objetivo principal, en esta edición dicha meta parece quedarse cada vez más en la lejanía.

En Europa League, donde la igualdad suele protagonizar la fase de grupos, el Athletic Club ha cogido un poco de aire tras ganarle en la última jornada al líder del grupo 10, el Östersunds. Ahora mismo, el equipo vasco depende de él mismo para seguir y llegar a la fase eliminatoria de la hermana pequeña de la Europa League.

El Athletic Club tiene que cuidar al filial

Aficionados, cuerpo técnico, jugadores y junta directiva siguen buscando la solución y la alternativa para revertir esta situación y, ¿por qué no? Puede que se encuentre en Lezama, puede que se encuentre en el Bilbao Athletic.

Es evidente que un equipo con la filosofía futbolística como la que tiene el Athletic Club, no puede hacer otra cosa que preocuparse por Lezama y estar siempre, semana a semana, de lo que están haciendo desde los más pequeños hasta los futuros profesionales del mundo del fútbol.

Es por ese motivo que, consciente que la situación en el primer equipo no es la deseada, el Athletic Club debería dar el 200% para que Lezama vuelva a ser esa fábrica de estrellas que entusiasma al mundo entero y despierta la pasión allá donde va.

Inversión, mimo, cuidado y recompensas deben de ser y han sido, los ítems principales de la estructura bilbaína, pero, como ya hemos dicho en anterioridad, en este momento, estas características deben convertirse en el pan de cada día para el Athletic Club

Siempre ha salido bien, puede repetirse

No hace falta ir a recordar a nombres como Ander Herrera, Javi Martínez, Llorente, Muniain o Williams entre muchísimos otros. Ahora mismo, hay dos jugadores en la plantilla del Athletic Club que son los que más ganas y ambición se les ve para tirar del carro y comerse el césped partido tras partido.

Núñez y Córdoba han sido otros dos diamantes en bruto que demuestran que el trabajo en Lezama se está haciendo de la forma correcta. Ahora mismo Ziganda y los suyos se deben centrar en nombres como Unai Simón y más ahora que parece cada vez más cerca la salida al Real Madrid de Kepa o los goleadores Guruzeta y Benito.

Veremos si la solución se encuentra en el Bilbao Athletic. Lo que está claro es que, ahora mismo, no parece que los jugadores del primer equipo rojiblanco estén en condiciones física y sobretodo mentales para recuperar esa fuerza y garra característica de los de Bilbao. Quizás juventud y ambición le vaya bien al Athletic Club

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here