Arthur, un organizador con vistas al futuro

El centrocampista carioca se ha consolidado como uno de los mejores jugadores de la liga brasileña. Su actuación en la Copa Libertadores, de la que salió campeón Gremio, ha encandilado a Robert Fernández

Arthur conduce la pelota en un partido con Gremio Porto Alegre / FC Barcelona

Nunca un preacuerdo se había hecho oficial, pero esta vez parece que el Barcelona va en serio. Se trata de Arthur Melo. Juega en Gremio Porto Alegre, es diestro y centrocampista y se ha convertido en una de las sensaciones del Brasileirao. A pesar de tener una cláusula de 50 millones, Robert Fernández ha conseguido que su valor sea de 30. La agilidad del secretario técnico azulgrana ha permitido al Barcelona adelantarse a Liverpool y Mónaco, también interesados en el jugador. Su incorporación, sin embargo, no será inmediata. Acaba de recuperarse de una lesión de tobillo que sufrió en noviembre y en Barcelona están pendientes de su evolución.

Por otro lado, su condición de brasileño obliga a liberar a Coutinho, Yerry Mina o Paulinho. El ’14’, el ’24’ y el ’15’ ocupan las fichas extracomunitarias que se permiten por equipo y, ‘a priori’, ninguno de los tres aparece en las listas de transferibles del club azulgrana. Pero juega un papel fundamental la esposa de Coutinho. Su procedencia portuguesa permitiría al recién incorporado obtener la nacionalidad lusa y liberar una ficha de extracomunitario. Además, el Barcelona sufre un ‘overbooking’ de jugadores en la medular: Busquets, Rakitic, Iniesta, André Gomes, Paulinho, Coutinho y Denis. Aunque Arthur cuenta a su favor con un factor más que necesario en la actual plantilla culé. Su estilo de juego encaja con una de las necesidades que arrastra el Barça desde hace varios años.

Un organizador entre tanto llegador

La medular azulgrana se compone en su mayoría de jugadores que ganan peligro conforme avanzan hacia la portería. Coutinho y Paulinho son los casos más claros, aunque Rakitic y Busquets lo hacen de manera opuesta. El croata y el catalán ayudan más en la salida de balón y organizan el juego hasta llevarlo a las botas de Messi o Iniesta. Tanto el argentino como el de Fuentealbilla son los pesos pesados de la medular en el Barça. Messi, casi como un quinto o cuarto centrocampista, actúa buscando los espacios que habiliten a sus compañeros. Función similar tiene Iniesta, aunque mostrándose menos de cara a puerta.

Parece que, tras el fracaso del fichaje de Verratti, Robert y la entidad catalana han encontrado un organizador puro. En Gremio juega y arranca desde el doble pivote, organiza el ataque y llega a posiciones de remate en ocasiones. Pero, sin lugar a dudas, sus mejores virtudes son el robo de balón y la salida de presión. Situándose cerca del balón, recupera y busca liberarse del contrario mediante fintas y pases. Utilizando más el primer recurso que el segundo, sus movimientos ya han sido vistos en el césped del Camp Nou. Primero en Xavi con movimientos en estático y después en Busquets con regates de gran capacidad técnica.

Posibles esquemas con Arthur

Valverde ha estado empleando tres alineaciones durante esta temporada: 4-3-3, 4-4-2 y 4-4-2 con rombo cerrado. En ambas, el jugador carioca podría entrar a jugar pero, ¿a qué precio? Dado el perfil que hemos comentado, Arthur podría jugar en el doble pivote o como interior. Para poder hablar de la futura actuación del brasileño hay que establecer una serie de premisas que podrán cumplirse.

En primer lugar, Iniesta tendrá 34 años y, a pesar de tener contrato vitalicio, sus cualidades físicas denotan que no puede jugar partidos completos. Coutinho y Dembélé serán titulares gracias a la confianza y minutos que van acumulando en esta temporada. Messi seguirá jugando por dentro y Suárez será la referencia ofensiva principal. Busquets es uno de los pilares de Valverde y su recambio procede de los Balcanes: Ivan Rakitic.

Visto el panorama,  bajo un 4-3-3, Arthur podría ocupar la posición de interior derecho junto con Busquets y Coutinho/Rakitic. El ‘5’ se encargaría de las labores de salida de balón y de presión. Coutinho y Rakitic tendrían diferentes funciones defensivas pero, en ataque, ambos actuarían como llegadores. Por último, la incorporación de Gremio sería el organizador puro del juego ofensivo. Esto permitiría a Messi, como falso punta, no retrasar tanto su posición y actuar más en la frontal del área.

En el 4-4-2 lineal ocuparía junto con Busquets el doble pivote clásico. MVP de la Copa Libertadores jugando al lado de Jailson. Dembélé, desde la derecha, retrasaría su posición de extremo a la de interior aunque mantendría sus labores de desborde y regate. Coutinho desde la izquierda actuaría más como centrocampista que como jugador de banda. Con la modificación del rombo cerrado, el joven francés sería quien se caería del once inicial en favor de Rakitic. Busquets, como pivote y el croata y Arthur, como interiores jugarían por detrás del ’14’. El ex jugador del Liverpool actuaría de enganche para Suárez y Messi, que jugaría por detrás del uruguayo.

Sea como fuere, el Barcelona puede optar por Arthur para reforzar una medular necesitada de recambios de calidad. Además, tal y como se muestra el mercado, 30 millones de euros parece ser un precio razonable y asequible. El club azulgrana, gracias a la labor de Robert Fernández, podría presenciar la vuelta de un mediocentro organizador tres años después de la marcha de Xavi a Qatar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here