La “BBA” pasa el examen práctico en Montilivi

El Real Madrid consiguió vencer con contundencia al Girona gracias al trabajo en equipo

Casemiro conduce el balón en el césped de Montilivi / Real Madrid CF

El Real Madrid de Julen Lopetegui sigue quemando etapas en busca de su mejor versión. El conjunto merengue consiguió una gran victoria venciendo al Girona por un contundente 1-4 en Montilivi. Un triunfo que empezó con la formación 4-3-3. Un esquema clásico en el Real Madrid, para abrir el campo y jugar por los costados del terreno de juego.

El trivote formado por Casemiro, Kroos e Isco tuvo problemas de inicio. La medular del Girona dio mucha guerra. Tanto Borja García, como Pere Pons y Granell batallaron por el control de la sala de máquinas. Tanto que el primero en adelantarse fue el conjunto de Eusebio Sacristán. El hueco que dejó Marcelo en el lateral fue aprovechado por el conjunto catalán.

Benzema celebra su gol con sus compañeros / Real Madrid CF

A partir de ahí, el Real Madrid dio un paso adelante. El tridente de arriba empezó a conectarse y a crear varios acercamientos a la portería de Bono. En una de ellas, llegó el penalti sobre Asenio que transformó Sergio Ramos. El Real Madrid siguió presionando la salida de balón de un Girona que veía como se le subían al cuello. Los blancos llegaron al descanso con muy buenas sensaciones.

Modificación de Julen y el Madrid brilló

En la segunda mitad, el Real Madrid siguió con el mismo plan inicial respecto al comienzo del encuentro. Asensio volvió a ser objeto de falta dentro del área rojiblanca y Karim Benzema no perdonó ante Bono. A partir del 1-2, el Real Madrid de Julen Lopetegui fue otro en defensa. El técnico dio entrada a Varane que entró por Marcelo, situando a Nacho como lateral izquierdo. Una decisión acertada, puesto que el Real Madrid no tuvo más problemas por ese costado.

Marcelo estaba dejando huecos atrás con sus constantes subidas al ataque y sin tener aún el tono físico perfecto le cuesta. Con viento a favor, el Real Madrid empezó a hacer lo que más le gusta. Isco fue el conductor y Gareth Bale el finalizador. Pase del malagueño al espacio para que el Galés recorra 40 metros, se plante ante Bono y consiga marcar. El galés seguía en estado de gracia y confirmaba sus buenas sensaciones desde que arrancó esta temporada con el Real Madrid.

Benzema definiendo ante Bono / Real Madrid CF

Tan crecido estaba Bale que en una de sus incursiones consiguió poner un centro perfecto a Karim Benzema. El galo, que recibió el esférico dentro del área, no se puso nervioso y firmó su doblete particular. Poco queda de aquel Karim Benzema negado de cara a puerta de la temporada pasada. El francés parece haber resucitado y está firmado unos muy buenos partidos con el equipo blanco.

Keylor guardó la portería

El otro acontecimiento de la noche estaba en la portería. Keylor Navas veía desde el césped de Montilivi como Courtouis estaba en el banquillo. El costarricense firmó un gran partido. Consiguió dar seguridad y salvó al Real Madrid tirando de agilidad y reflejos cuando el equipo más le necesitaba. Queda claro que Julen Lopetegui cuenta con dos porteros de talla mundial, pero el tico no quiere dejar su puesto en la portería merengue.

Con esto, el Real Madrid se coloca como líder de la categoría, empatado a puntos con el Barcelona. El mejor dato es que solo han concedido un gol en dos partidos, mientras que han conseguido convertir seis dianas. Por su parte, el Girona no ha tenido un buen arranque de temporada. El cuadro de Eusebio Sacristán solo ha conseguido un punto en estos dos partidos pese a dar buenas señales en su juego. Veremos cual es la dinámica de los dos conjuntos de cara a los próximos partidos de la Liga Santander.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here