Gustavo Ayón y su momento más dulce en el Real Madrid

En una temporada con altibajos, 'El Titán' ha vuelto a su mejor baloncesto en el momento más importante de la temporada, cuando se disputan los grandes títulos

Ayón, en un partido de esta temporada | Foto: ACB

Las cosas marchan bien para el Real Madrid. Vienen de lograr el primer tanto de la serie contra Darussafaka Dogus, donde aparte de Sergio Llull también brilló un enorme Gustavo Ayón. Y es que las grandes actuaciones del mexicano empiezan a ser recurrentes ahora que se acerca el tramo decisivo de la temporada.

Su inicio de curso fue bueno pero irregular y, en consecuencia, se generaron dudas en torno a su figura, sobre todo teniendo en cuenta la renovación recién firmada. Pero ha ido de menos a más y, ahora que han comenzado los playoffs de Euroliga y que se acercan los de Liga Endesa, el pívot de 32 años se ha reencontrado con su mejor versión.

Todo empezó a principios de este 2017 con una actuación histórica frente a MoraBanc Andorra. En dicho encuentro firmó 14 puntos y 15 rebotes, unos números que no se alcanzaban en ACB desde 2011 y que, en los últimos 15 años, solo habían logrado tres jugadores más: Dejan Tomasevic, Luis Scola y Kaloyan Ivanov.

Esto le llevó a ser jugador de la jornada 16 y, desde ese momento, ha vuelto a ser el de la temporada pasada. Puede que en competición doméstica le haya costado hacer buenas estadísticas, pero como toda la plantilla parece que el mayor esfuerzo se ha realizado en la ansiada Euroliga.

La Euroliga de Gustavo Ayón

Tanto el fichaje de Anthony Randolph como la renovación de Gustavo Ayón fueron toda una declaración de intenciones, ignorando por completo el cupo de extracomunitarios que impone la Liga Endesa. Así, no es de extrañar que los de Pablo Laso hayan finalizado la fase regular como primeros clasificados.

A lo largo de los 29 partidos que ha podido disputar en Europa, Gus ha promediado 9’6 puntos, 4’9 rebotes, 2’3 asistencias y 13’3 de valoración (tercer jugador mejor valorado tras Llull y Doncic). Unos números que no parecen nada del otro mundo pero que, por contra, han supuesto muchas victorias para el conjunto blanco.

Su presencia en pista es fundamental y, junto al ’23’ de Mahón, forma una de las parejas más letales del viejo continente. Esta magnífica conexión le ha dado muchas alegrías al Real Madrid, algo que ya se ha podido ver en el primer partido de la eliminatoria contra Darussafaka, donde el pívot firmó 14 puntos (7/8 TC), 4 rebotes y 15 de valoración.

El Real Madrid es su casa

Una grandísima actuación que reavivó a los suyos en un encuentro que se complicó sobremanera nada más empezar. El Titán ha resurgido y esto lo demuestra apareciendo en los momentos más peliagudos, a los que nunca ha tenido alergia. Si los blancos buscan hacer pleno de títulos, este es un jugador fundamental para ello.

Llegó hace tres temporadas tras fracasar en la NBA para encontrar su sitio en la entidad madridista. Se ganó el cariño de la afición con facilidad y el año pasado fue el de su confirmación, el que le valió una renovación que está demostrando merecer a pesar de estar encarando la que será la etapa final de su carrera.

Y es que su impacto va más allá de los números. Su intensidad y liderazgo siempre se hacen notar. Ya habrá otros para anotar por encima de diez puntos cada partido, por algo el Real Madrid tiene la plantilla que tiene, donde cada vez hay que repartirse más los tiros con la explosión de Luka Doncic y las nuevas incorporaciones. Un grupo de jugadores preparados para triunfar y donde Gustavo Ayón jugará un papel fundamental.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here